Los futuros de soya extendieron a cinco el viernes las sesiones cerradas con ganancias en el mercado de Chicago, impulsados por compras técnicas que apuntalaron la recuperación desde mínimos en 10 años que tocaron esta semana.

El maíz se acercó a máximos en dos semanas gracias a una fuerte demanda exportadora y a compras técnicas.

Los futuros de trigo tocaron su nivel más alto en más de un mes, porque a las compras técnicas se sumaron temores a que el clima dañe las cosechas en Europa y en la región del mar Negro.

Los futuros de soya para agosto subieron 3.75 centavos, a 8.4975 dólares por bushel, mientras que el contrato a noviembre ganó 3.25 centavos a 8.6475 dólares. Este contrato, el más activo del mercado, se negoció en máximos desde el 10 de julio y ganó 3.8% en la semana.

Los precios subieron, a pesar de que los temores por la guerra comercial entre Estados Unidos y China siguieron pesando sobre el mercado. China es el mayor comprador mundial de soya.

Los futuros de maíz a septiembre subieron 4 centavos, a 3.5525 dólares por bushel, mientras que los de diciembre —los más negociados— también ganaron 4 centavos, a 3.69 dólares, tras tocar máximos desde el 9 de julio.

El contrato terminó con un alza semanal de alrededor de 3.9%, sumando cinco días consecutivos de ganancias.

El trigo blando rojo para septiembre en Chicago subió 11.75 centavos a 5.16 dólares por bushel. Este contrato, el más activo del mercado, llegó a subir hasta 5.1975 dólares —un máximo desde el 13 de junio— antes de recortar ganancias y en la semana avanzó 3.8 por ciento.

Los futuros del trigo europeo también ampliaron alzas el viernes pasado. Los precios referenciales tocaron máximos en un año en París, porque un empeoramiento de la perspectiva de la cosecha alentó compras.

También se proyecta una disminución de las cosechas en Gran Bretaña, Alemania, Polonia y Ucrania y eso podría incrementar la demanda de trigo estadounidense para exportación.

Repuntan

Los futuros del cacao en Nueva York repuntaron por encima de un mínimo de cuatro meses y medio el viernes, respaldados por un aumento mayor de lo esperado de la molienda en Asia del segundo trimestre.

Por su parte, los precios del azúcar y el café también subieron, impulsados por la fortaleza del real brasileño.