La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) informó que su índice para los precios de los alimentos, que es una medida de variación mensual de los precios internacionales de una canasta de 55 productos alimenticios, bajó en junio por tercer mes consecutivo.

El índice de la FAO bajó en junio a 201 puntos, una caída de cuatro puntos o 1.8% respecto de mayo, con lo que registra su nivel más bajo desde septiembre del 2010. El índice se encuentra 15.4% debajo del máximo registrado en febrero del 2011. Los productos básicos más golpeados fueron los aceites y las grasas.

Pese a que, desde hace un poco más de dos semanas, el precio de las materias primas agrícolas ha subido considerablemente en los mercados, los precios se han visto presionados por la incertidumbre económica y las perspectivas de una oferta suficiente; sin embargo, el organismo comentó que mayores condiciones climatológicas adversas podrían hacer rebotar los precios de los alimentos en julio.

El precio de los cereales fue muy volátil en junio, debido a los temores de mayores sequías por un aumento de la temperatura en las regiones productoras de maíz en Estados Unidos.

En su informe mensual sobre los precios de los alimentos básicos, la FAO también mencionó sus previsiones para finales de año.

Destaca que bajó sus estimaciones para el 2012 para la producción de cereales a 2,396 millones de toneladas, un descenso de más de 23 millones de toneladas desde su predicción en mayo, lo que podría provocar un caída de los inventarios al final de las estaciones en el 2013.

Pese al recorte de su pronóstico, la producción de cereales registraría un récord, representando 2% más que el máximo alcanzado en el 2011.

La FAO comunicó que, según sus últimas valoraciones, la situación de la oferta y la demanda en el 2012-2013 se mantendrán en niveles adecuados.

rosalia.lara@eleconomista.mx