Los precios del petróleo subieron el miércoles luego de que una caída mayor a la esperada de los inventarios de crudo en Estados Unidos, junto con sorpresivas reducciones de las existencias de gasolina y destilados, apuntaron a una fuerte demanda en el principal consumidor de petróleo del mundo.

Al principio de la sesión, los futuros del crudo Brent y de Estados Unidos habían caído por las preocupaciones sobre un aumento de la producción en Estados Unidos y las expectativas de que la OPEP y otros productores relajen recortes voluntarios de producción cuando se reúnan el 22 y 23 de junio en Viena.

El crudo Brent ganó 86 centavos, o un 1.1%, a 76.74 dólares por barril. En tanto, el petróleo liviano en Estados Unidos avanzó 28 centavos, o un 0.4%, a 66.64 dólares por barril.

Al final de la sesión, los precios del crudo recortaron levemente sus alzas luego que la Reserva Federal elevó las tasas de interés, una medida que era ampliamente esperada, pero que aun así marcó un hito para el banco central de Estados Unidos.

Las tasas de interés más altas fortalecen el dólar, lo que aumenta el costo de las materias primas, incluido el petróleo, para los compradores que usan otras monedas.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos bajaron 4.1 millones de barriles en la última semana, dijo la Administración de Información de Energía (EIA), lo que superó las expectativas de los analistas de una disminución de 2.7 millones de barriles.

La demanda estimada de gasolina alcanzó un récord de 9.9 millones de barriles por día (bpd) en la semana, según los datos.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y algunos productores fuera del cártel, incluyendo a Rusia, comenzaron a limitar la producción en 2017 para reducir un exceso de suministro y los precios han subido alrededor de un 60% en el último año.

Según analistas, el panorama para el mercado petrolero en la segunda mitad del año es incierto y la OPEP afirma que existen riesgos a la baja para la demanda.

La OPEP y otros productores se reunirán el 22 y 23 de junio en Viena para discutir la producción futura.

"Más petróleo de la OPEP y sus socios es el escenario base", comentó Bjarne Schieldrop, analista del banco sueco SEB. "Arabia Saudita y Rusia ya han empezado a aumentar la producción", sostuvo.