Washington- Los precios al productor de Estados Unidos cayeron con fuerza en mayo, luego que los costos de la energía sufrieran su mayor baja en tres años, en una señal de la ausencia de presiones inflacionarias que daría margen a la Reserva Federal para aplicar medidas de estímulo.

El Departamento de Trabajo dijo este miércoles que su índice de precios al productor cayó 1% el mes pasado, según cifras ajustadas por estacionalidad. Los analistas consultados por Reuters esperaban un descenso de 0.6 por ciento.

La baja se debió mayormente a una caída de 4.3% en los precios de la energía, la peor desde marzo del 2009. La crisis de deuda europea está amenazando el crecimiento global, lo que ha hecho caer los precios internacionales del petróleo.

En mayo, el precio de la gasolina en Estados Unidos bajó 8.9%, mientras que el del gas natural residencial y del gas licuado también cayó, mostró el informe.

La caída del índice general fue la más fuerte desde julio del 2009 y marcó el segundo mes seguido de bajas.

A tasa anual, los precios a nivel mayorista acumulan un alza de 0.7%, la menor desde octubre del 2009.

La medición llamada subyacente, que excluye los precios de la energía y los alimentos, subió 0.2%, en línea con lo esperado, impulsada por un alza de 0.7% en los costos de los productos farmacéuticos.

En los 12 meses medidos a mayo, el indicador subyacente acumuló un aumento de 2.7%, sin cambios respecto de abril y levemente por debajo de la tasa de 2.8% esperada por los analistas.

ros