Washington- Los precios al productor de Estados Unidos cayeron inesperadamente en abril debido a que el costo de la energía anotó su mayor baja en seis meses, una señal de que se alivian las presiones inflacionarias, lo que podría darle a la Reserva Federal mas espacio para ayudar a la economía si se debilita el crecimiento.

El Departamento de Trabajo dijo este viernes que Indice de Precios al Productor (IPP) ajustado por estacionalidad cayó 0.2% el mes pasado. Fue la primera baja del año y el mayor declive desde octubre.

Los economistas esperaban que los precios a las puertas de las fábricas, granjas y refinerías no mostraran cambios con respecto a marzo.

Los precios mayoristas, excluyendo los volátiles costos del combustible y los alimentos, subieron 0.2%, en línea con las previsiones de los analistas, tras un avance de 0.3% en marzo.

ros