Los precios al productor en Estados Unidos subieron más de lo esperado en mayo pero el ritmo de incrementos disminuyó frente a los meses anteriores, debido a que los costos de energía subieron con menor intensidad, mostraron el martes datos del Gobierno.

El Departamento de Trabajo dijo que su índice de precios pagados por el productor a las puertas de las fábricas y las granjas trepó 0.2%, el doble de lo que esperaban los analistas, pero una baja ante el incremento del 0.8% de abril.

Sin embargo, si se compara con un año antes, los precios repuntaron un 7.3%, la mayor alza desde septiembre del 2008, cuando la crisis financiera empeoró y arrastró a la baja los precios globales.

Excluyendo los volátiles costos de la energía y los alimentos, el índice subyacente de precios mayoristas subió 0.2% mientras que la inflación subyacente a tasa anual se mantuvo en un 2.1%, el mayor avance desde agosto del 2009.

RDS