El precio internacional del petróleo finalizó con una caída cercana a 7%, explicado fundamentalmente por la expectativa de que los posibles recortes en la producción de crudo de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) nos será suficiente para frenar el incremento en la oferta global.

El mercado petrolero también reaccionó negativamente ante el aumento de las preocupaciones de los inversionistas sobre la percepción de un menor crecimiento de la economía mundial, tras la guerra comercial que sostienen Estados Unido y China.

El petróleo referencial estadounidense, West Texas Intermediate (WTI), registró una caída de 6.59 a 53.43 dólares por barril en las operaciones el crudo Brent del mar del Norte siguió ese mismo comportamiento al presentar un retroceso de 6.38% a 62.53 dólares por barril, mientras la mezcla mexicana registró una pérdida de 3.53% a 58.50 dólares por barril.

Los comentarios realizados la semana pasada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con relación a la crítica que le hizo a Arabia Saudita por su intención de recortar su producción, el precio internacional del petróleo profundizó aún más su caída.

“Ojalá Arabia Saudita y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no recorten la producción de crudo. Los precios deberían estar mucho más bajos con base en la oferta”, sostuvo Trump en Twitter.

En ese contexto, el WTI presenta una caída de 29.04% durante casi ocho semanas, equivalente a un retroceso de 21.87 dólares, luego de pasar de un precio de 75.30 a 53.43 dólares por barril, mientras el Brent reporta una contracción de 26.42% y el crudo de exportación mexicano, una caída de 23.37% en igual periodo.

La analista del sector energético de Banco Base, Ana Azuara, destacó que la OPEP mencionó que, con el fin de evitar un exceso de oferta en el mercado, el cártel debe mantener su producción petrolera conjunta en 31.5 millones de barriles diarios, por lo que tendrían que reducir su producción en 1.4 millones de barriles diarios.

La analista del banco regiomontano adelantó que la baja observada del crudo es de carácter coyuntural, pues existe el pronóstico de que a finales de este año, las cotizaciones del WTI podrían regresar hacia la zona de 65 dólares por barril.

La experta mencionó que el petróleo sostiene un precio de soporte en 50 dólares por barril, por lo que, una vez que sea superado, el siguiente precio objetivo se ubicaría en 45 dólares por barril.

Por su parte, el analista del sector de energía de Banorte-Ixe Santiago Leal destacó que el mercado petrolero finalmente tendería a subir en las próximas semanas, pues actualmente, la baja del precio del crudo es producto de operaciones especulativas.

El experto anticipó que, en el último mes de este año, el mercado del petróleo mostraría un repunte, con el pronóstico de que el crudo Brent del mar del Norte muestre un precio cercano a 80 dólares por barril.