Los precios del petróleo cayeron el martes y, en el caso del crudo estadounidense, tocaron mínimos no vistos desde noviembre, porque la preocupación por nuevos suministros opacó los rumores de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) está buscando extender los recortes de producción más allá de junio.

La caída también se produjo antes de la publicación de los datos de inventarios de crudo en Estados Unidos el martes y el miércoles. Las cifras del Insituto Americano del Petróleo el martes mostraron un incremento de 4.5 millones de barriles la semana pasada, frente al alza de 2.8 millones de barriles que esperaba el mercado, de acuerdo a un sondeo de Reuters.

Los futuros del crudo Brent para mayo bajaron 66 centavos o 1.3%, a 50.96 dólares, su nivel más bajo desde el 14 de marzo. El petróleo West Texas Intermediate de Estados Unidos cayó 88 centavos o 1.8%, a 47.34 dólares por barril, a mínimos no vistos desde el 29 de noviembre.

La OPEP y algunos productores fuera del cártel acordaron reducir el bombeo a partir del 1 de enero en 1.8 millones de barriles por día por seis meses.

Pero ese acuerdo ha ayudado involuntariamente a lo que podría ser el mayor incremento histórico de producción en megaproyectos, dijo en una nota Goldman Sachs. Los nuevos proyectos y un auge del crudo de esquisto podrían incrementar la producción de 1 millón de barriles por año y resultar en un exceso de suministro.

El mercado ha bajado pese a indicios el martes de que miembros de la OPEP están más a favor de extender los recortes de producción pero quieren el respaldo de productores que no integran el grupo, como Rusia.

La OPEP se está apegando a un plan que no ha funcionado , dijo Phil Davis, director gerente de PSW Investments en Woodland Park, Nueva Jersey, explicando que no está ofreciendo más recortes y no hay países nuevos que se sumen a las medidas.