Los precios del crudo Brent subieron el jueves más de un 1% por el temor a una escasez de suministro mayor a la prevista luego del ataque del sábado 14 de septiembre a la infraestructura de refinación de Arabia Saudita y una escalada de las tensiones en Oriente Medio.

El Brent subió 80 centavos, o un 1.26%, a 64.40 dólares el barril, mientras que el referencial estadounidense West Texas Intermediate (WTI) ganó 2 centavos a 58.13 dólares el barril.

Los precios del petróleo fueron impulsados por las dudas sobre la capacidad de Arabia Saudita para restaurar rápidamente su infraestructura petrolera, atacada el fin de semana pasado.

Los ataques de yemeníes hutíes paralizaron más de la mitad de la producción de crudo de Arabia Saudita y limitaron severamente la capacidad ociosa de extracción del reino, un colchón para los mercados energéticos ante cualquier interrupción de los suministros globales.

Las tensiones han escalado ya que Estados Unidos y Arabia Saudita culpan a Irán de los ataques.

"La industria petrolera saudita podría ser amenazada nuevamente y podríamos ver más trastornos de la oferta desde el Golfo Pérsico", dijo Gene McGillian, vicepresidente de investigación de mercado de Tradition Energy en Stamford, Connecticut.

 

"Lo que pende sobre la cabeza de los mercados es la respuesta que pueda venir. ¿Cómo responderán a esto Estados Unidos y Arabia Saudita?", agregó.

La compañía pública saudita dijo el martes 17 de septiembre que la producción del país, reducida a la mitad tras los ataques, se restablecería completamente a fines de septiembre. Estas declaraciones habían permitido que el precio del oro negro bajara el martes y el miércoles después de dispararse el lunes a precios no vistos desde hace 30 años.

Pero este jueves los precios, que ya se mostraban al alza temprano en el día, aceleraron sus ganancias después de que la prensa informara que Arabia Saudita y Saudi Aramco se habían puesto en contacto con la compañía petrolera estatal iraní para pedirles casi 20 millones de barriles de crudo.

La producción saudita "ha sido afectada, obviamente, por lo que intentarán comprar a otros", dijo David Madden, analista de CMC Markets.

La idea de que Riad busca adquirir oro negro en el extranjero plantea dudas sobre su real capacidad de recuperación.

También respaldó los precios del mercado la debilidad del dólar y la renuencia de los operadores de deshacer posiciones cortas después de las turbulentas negociaciones de esta semana, afirmó Josh Graves, estratega de mercado senior de RJO Futures.

Pero los riesgos geopolíticos eran el mayor factor del alza de los precios, agregó Graves. "El hecho de que no hayamos vuelto a la parte baja o media de los 50 dólares quiere decir que hay expectativas de que (el presidente de Estados Unidos, Donald) Trump intervendrá".

kg