El precio del oro tocó la mañana de este martes un mínimo de una semana, después de que Estados Unidos frenó sus planes de imponer aranceles a México, impulsando el apetito por activos más riesgosos, como las acciones, a expensas de alternativas como el lingote.

A las 11:15 GMT, el oro al contado cedía un 0.4%, para colocar su precio en 1,322.11 dólares la onza, tras haber caído con anterioridad hasta su mínimo desde el 4 de junio, a 1,320.75 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos perdían un 0.2%, para colocarse en 1,326.1 dólares la onza.

Las preocupaciones sobre el comercio global y las expectativas de que la Reserva Federal rebaje las tasas de interés impulsaron la semana pasada los precios al contado a sus máximos desde abril de 2018, para ubicarse en los 1,348.08 dólares la onza.

El metal dorado cayó más de un 1% el lunes, después de que los mercados recibieron con alivio el acuerdo entre Estados Unidos y México para evitar otra guerra arancelaria.

No obstante, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, advirtió el lunes que su país podría imponer aún aranceles sobre los bienes mexicanos si no hay progresos suficientes en el compromiso del país vecino de frenar la inmigración ilegal.

El oro se mantuvo también por encima de niveles técnicos clave, ya que las expectativas de un recorte de tasas en Estados Unidos mantenían al dólar cerca de un mínimo de dos meses y medio frente a una cesta de destacadas monedas rivales.

Entre otros metales preciosos, la plata mejoraba un 0.2%, para colocar su precio en 14.69 dólares la onza; el platino subía un 0.3%, hasta los 804.46 dólares; y el paladio ganaba un 0.1%, a 1,382.65 dólares, tras tocar un máximo de más de un mes de 1,393.53 dólares la onza en la víspera.

erp