Los precios del oro subieron el miércoles a máximos en una semana por compras técnicas y algo de búsqueda de refugio, incluso pese a que el dólar sostuvo sus avances y las acciones ganaron terreno.

En las últimas operaciones de la sesión, el oro al contado subió 0.2%, a 1,349.71 dólares por onza, después de tocar máximos desde el 11 de abril.

Los futuros del oro para entrega en junio cerraron con una ganancia de 4 dólares, o 0.3%, a 1,353.50 dólares la onza.

“Estamos subiendo por una demanda de activos de refugio y por un movimiento general de las materias primas”, dijo George Gero, director gerente de RBC Wealth Management, y agregó que todavía persiste alguna preocupación en el mercado por las sanciones de Estados Unidos a Rusia.

El oro superó los 1,350 dólares, un nivel significativo de resistencia para el metal precioso, dijo el jefe de analistas de Activtrades, Carlo Alberto de Casa, y un cierre por encima de ese nivel confirmaría el momento positivo.

“Si el oro puede mantenerse por encima del nivel de 1,350 dólares por un par de días, hay una buena posibilidad de que lo veamos saltar hasta los 1,400 dólares”, agregó el analista.

Los buenos resultados trimestrales reportados por Netflix, Morgan Stanley y Goldman Sachs redujeron el interés por el oro, un activo que no devenga intereses, e impulsaron a las acciones.

En cuanto a otros metales preciosos, la plata subió 2.7%, a 17.19 dólares por onza, después de tocar máximos desde el 1 de febrero a 17.26 dólares.

El platino ganó 0.3%, a 938.50 dólares por onza, tras alcanzar máximos en tres semanas a 948.70 dólares.

El paladio avanzó 2.6%, a 1,036 dólares la onza. Los precios, que tocaron máximos desde el 28 de febrero a 1,046.20 dólares, ganaron terreno por temores a que se reduzca la oferta del metal proveniente de Rusia tras las sanciones de Estados Unidos a accionistas de Nornickel, el mayor productor mundial.