El oro subió el martes 1%, para tocar máximos de tres semanas, ante la presión que ejercía la caída del petróleo en los mercados de acciones y las preocupaciones sobre el futuro de Grecia en la zona euro, que llevaban a los inversionistas a recurrir al lingote como refugio seguro.

El oro al contado subió 1.1% a 1,216.45 dólares la onza, luego de tocar máximos de 1,222.40 dólares, su punto más alto desde el 15 de diciembre. El metal había subido 1.3% el lunes.

El oro para febrero en Estados Unidos ganó 1.3% a 1,219.40 dólares la onza. El oro denominado en euros alcanzó su punto máximo desde septiembre del 2013, a 1,024.21 euros la onza.

La incertidumbre política en Grecia también ha renovado los temores a una posible salida de ese país de la zona euro, antes de que se lleven a cabo las elecciones del 25 de enero.

Compras técnicass

El alza del oro al contado por encima del promedio móvil de 100 días de 1,216.16 dólares desató una ola de compras técnicas, dijeron analistas.

La confianza de los inversionistas también se vio afectada por una caída del petróleo a mínimos de cinco años y medio. Los futuros del petróleo en Estados Unidos cerraron con baja hasta los 47.93 dólares el barril, mientras que el referencial Brent retrocedió hasta los 51.10 dólares.

Esto llevaba a inversionistas a comprar activos considerados seguros, como los bonos del Gobierno alemán y estadounidense, el yen japonés y el oro, contrarrestando el impacto negativo que ejerce la fortaleza del dólar en el metal.

En tanto, datos mostraron que fondos de cobertura y gestores de inversiones elevaron por primera vez en tres semanas sus posiciones largas netas en los futuros y opciones del oro en la semana al 30 de diciembre.