Londres- El repunte del oro se mantenía este jueves y su precio superaba los 1,675 dólares la onza, acompañando la tendencia alcista del euro después de que el Banco Central Europeo (BCE) no dio señales de que recortará sus tasas de interés en el corto plazo.

Más temprano en la sesión, el avance del oro fue opacado por las ganancias del platino y del paladio tras datos que apuntaban una mejoría en la economía de China.

"(Los datos chinos) Han sido de ayuda para todas las materias primas. Hemos visto como subían los precios de todos los metales preciosos, y esto podría ser mayormente un efecto dólar", dijo el analista de Credit Suisse Tom Kendall.

"Esto deja las cosas abiertas para ir hacia el siguiente nivel de resistencia del oro, a 1,703 dólares", agregó.

En comentarios formulados luego de que BCE decidió dejar las tasas sin cambios, su presidente Mario Draghi dijo que todos los miembros del Consejo de Gobierno estuvieron a favor de esa decisión cuando se reunieron este jueves.

El euro superó los 1,3150 dólares por unidad, lo que apuntaló al oro a un máximo de sesión de 1,675.70 dólares. El oro se negociaba a 1,674.43 dólares la onza, un alza de 1% en la sesión.

El oro se ha movido en un estrecho rango de 25 dólares esta semana, con un alza limitada por señales de que un programa de compra de bonos estadounidenses estaría cerca de terminar.

El metal llegó a tocar un mínimo de más de cuatro meses tras conocerse las minutas de la última reunión de la Fed.

Las medidas de estímulo monetario de los bancos centrales fueron un factor clave en la escalada del oro en el 2012, en medio de una fuerte demanda del metal precioso como cobertura contra la inflación.

Por otro lado, el platino al contado tocó un máximo de un mes, mientras que el paladio registraba ganancias por tercer día consecutivo.

El platino subía 1.3%, a 1,612.50 dólares la onza, mientras que el paladio ganaba 2.1%, a 697.57 dólares.

El crecimiento de las exportaciones de China rebotó más fuerte que lo previsto en diciembre desde mínimos en tres meses, expandiéndose a su mayor tasa en siete meses, aunque el panorama para el 2013 sigue siendo opaco debido a una débil demanda de bienes chinos en Estados Unidos y Europa.

ros