El precio del oro observó una caída semanal de 3.74%, al ubicarse en 1,236 dólares por onza, afectado por los datos positivos de empleo en Estados Unidos, lo que fortaleció al dólar como un activo de refugio.

La semana se caracterizó por una fuerte volatilidad cambiaria como resultado de movimientos alcistas y bajistas en las cotizaciones internacionales del petróleo, así como por un resurgimiento de las dudas con respecto a la estabilidad económica de Grecia.

De igual forma, la nómina no agrícola estadounidense mostró la creación de 257,000 nuevos puestos de trabajo durante enero de este año, superior a lo esperado; mientras que el dato de diciembre pasado fue revisado al alza y pasó de 252,000 a 329,000 nuevos empleos.

Banco Base destaca que la próxima semana se llevarán a cabo reuniones tanto de los ministros de finanzas de la Eurozona como de los jefes de estado y de gobierno de la Unión Europea, por lo cual se anticipa que el oro muestre nuevamente presiones al alza.

La plata registró una pérdida semanal de 2.89%, al cotizarse en 16.74 dólares por onza.

De los metales industriales, el cobre finalizó con una ganancia de 2.33% y se vendió en 5,670 dólares por tonelada métrica, lo que representó su primer avance semanal desde mediados de diciembre del año pasado.

En tanto que el aluminio ganó 0.13% y se ofertó en 1,856.25 dólares por tonelada, y el plomo cerró en 1,838.75 dólares por tonelada métrica, lo que significó una retroceso de 0.31 por ciento en la semana.

En el mercado internacional de crudo, grandes compañías como British Petroleum anunciaron recientemente y de manera consecutiva recortes en sus proyecciones de inversión en el sector para el presente año, debido a la caída en los precios del energético.

El inicio de una huelga que abarca nueve refinerías en Estados Unidos, las cuales aportan 10% de la refinación total de ese país, causó especulación en el mercado ya que el último paro laboral del sector ocurrió en la década de los ochenta y duró tres meses.

Dicha situación se suma al dato de las reservas de crudo en Estados Unidos, que se ubicaron en 413 millones de barriles, lo que representa un nuevo nivel máximo histórico.

De esta manera, el Brent registró una ganancia de 9% en la semana, con lo cual el barril se ubicó en 57.75 dólares; mientras que el West Texas Intermediate (WTI) cerró con una ganancia de 7.40%, en 52.05 dólares por tonel.

mac