Nueva York - El oro cayó este miércoles a menos de 1,650 dólares la onza luego de un decepcionante crecimiento en las ventas minoristas en Estados Unidos en enero, aunque algunos inversionistas se mantuvieron al margen de las operaciones antes de una reunión del G20 esta semana.

La festividad de una semana en China por el Año Nuevo Lunar también disminuyó el interés en el mercado físico, dijeron operadores.

Analistas dijeron que algunos inversionistas cambiaron su atención hacia Wall Street, lejos del oro y otras materias primas, después de que el referencial de las acciones estadounidenses, el índice S&P 500, subió a máximos diarios desde noviembre del 2007.

El oro al contado bajó 0.5% a 1,641.74 dólares la onza.

Los futuros del oro estadounidense para entrega en abril perdieron 4.50 dólares, a 1,645.10 dólares la onza.

El oro sufrió esta semana presiones de ventas técnicas y los precios cedieron a su menor nivel en un mes de 1,638.82 dólares la onza, luego de romper una serie de barreras de apoyo.

El Departamento de Comercio dijo este miércoles que las ventas minoristas de Estados Unidos aumentaron levemente en enero debido a que un alza de impuestos y un incremento en el precio de la gasolina restringieron el gasto del consumidor, lo que dejó a la economía en vías de crecer sólo modestamente en el primer trimestre.

Los analistas esperan que los precios escalen en las próximas sesiones en medio de cobertura de posiciones cortas de inversionistas antes de una cumbre del G20.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-20 tienen previsto reunirse el viernes en Moscú, y es posible que las negociaciones sobre políticas monetarias competitivas dominen el encuentro.

El paladio al contado cayó 0.6%, a 764.22 dólares la onza.

El platino al contado ganó 0.3% a 1,718 dólares la onza.

La plata cedió 1%, a 30,76 dólares la onza.

EGV