Los precios del petróleo subieron este miércoles tras anunciarse que grandes productores podrían tomar medidas concertadas para limitar su oferta, después de pronunciamientos de Irán en ese sentido.

Al día siguiente de una caída de aproximadamente medio dólar, el precio del barril de light sweet crude (WTI) para entrega en marzo ganó 1.62 dólares o 5.58%, cerrando a 30.66 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para abril aumentó 2.32 dólares o 7.21% a 34.50 dólares.

La mezcla mexicana de petróleo de exportación, por su parte, ganó 4.3% cerrando su cotización en 25.61 dólares por barril.

Ya en alza en la apertura de Nueva York, el mercado petrolero se aceleró después de las palabras de Irán, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que indicó estar dispuesto a apoyar una medida tendiente a estabilizar el mercado, al día siguiente de un acuerdo para congelar la producción entre los dos mayores productores mundiales, Arabia Saudita y Rusia.

El mercado recompensa a la OPEP por llegar a un consenso mínimo, a pesar de que sigue sin saberse lo que aceptará hacer Irán , opinó John Kilduff, de Again Capital.

Bijan Namdar Zanganeh, ministro iraní del Petróleo, realizó ese pronunciamiento en ocasión de una reunión en Teherán con sus homólogos iraquí, venezolano y catarí, en momentos en que reinan las dudas sobre la actitud que asumirá la república islámica ante el acuerdo del martes, también aceptado por Caracas y Doha.

El simple hecho de que haya podido celebrarse esta reunión abre la puerta a un acuerdo ambicioso en el futuro , comentó Kilduff. Por eso asistimos a ese aumento (del precio), aunque por el momento no hay una verdadera respuesta a la sobreabundancia de petróleo , afirmó.

Sobreoferta

El elevado nivel de producción, tanto en Estados Unidos como en el seno de la OPEP, dominada por Arabia Saudita, o en Rusia, contribuyó ampliamente a reducir los precios en un dos tercios desde mediados del 2014 y situarlos en las últimas semanas en su nivel más bajo desde el 2003.

En ese contexto, la posición de Irán es decisiva, ya que el país, rival regional de Arabia Saudita, tiene pocos motivos para aceptar congelar por no hablar de reducir su producción en un momento en el que se dispone a retornar al mercado petrolero internacional tras el levantamiento de las sanciones por su programa nuclear.

Los inversores también están a la espera de los datos de inventarios de petróleo de Estados Unidos que serán publicados más tarde el miércoles y el jueves, en busca de señales sobre la tendencia que deberá seguir el mercado. Un sondeo de analistas prevé un aumento de las existencias de 3.9 millones de barriles de crudo la semana pasada. (Con información de Reuters y AFP)

[email protected]