Los precios del cobre tocaron el jueves sus niveles mínimos de un mes, debido a que la apreciación del dólar y al desplome de las importaciones del metal en China, su principal consumidor mundial, generaron preocupaciones sobre la demanda.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) terminó por avanzar 0.1%, a 5,519 dólares por tonelada, remontando un mínimo anterior de sesión de 5,419.5 dólares, su cota más baja desde el 18 de noviembre. No obstante, los precios del metal han subido más de 15% este año y se encaminan a anotar su primer avance anual desde el 2012.

Las medidas aprobadas por China para estimular su economía ayudaron a subir los precios de los metales industriales este año, aunque en las últimas semanas han sido apuntalados por fondos, que operan usando modelos basados en tendencias.

Sin embargo, después de que la Reserva Federal de Estados Unidos elevó las tasas de interés el 14 de diciembre y adoptó un tono más estricto sobre su política monetaria para el 2017, los metales industriales se han visto presionados en la medida en que los fondos reducen sus apuestas por precios más altos.

La fortaleza del dólar encarece los metales que cotizan en esa divisa, lo que podría reducir la demanda potencialmente, al tiempo que ajusta la liquidez en China.

En los últimos días, el cobre fue presionado por un aumento de las existencias en los almacenes aprobados por la LME, a 335,800 toneladas, un alza de casi 60% desde el 8 de diciembre. Un descenso de las importaciones de metales refinados por parte de firmas chinas reforzó el sentimiento negativo.

En otros metales, el aluminio cayó 0.2%, a 1,722 dólares por tonelada; el zinc subió 0.4%, a 2,630 dólares; el plomo bajó 2.7%, a 2,124 dólares; el estaño ganó 0.2%, a 20,940 dólares; y el níquel perdió 1.2%, a 10,730 dólares.