Los precios del cobre se estabilizaron el jueves cerca de mínimos de tres semanas ante la atención de los inversionistas a una disputa comercial entre Washington y Beijing que podría reducir la demanda de metales en China, el mayor consumidor mundial de la materia prima.

El metal ha caído casi 8% desde un máximo de más de cuatro años que tocó a comienzos de junio.

Temores a una guerra comercial desatada con Estados Unidos (principal economía del mundo) han incrementado las preocupaciones por el panorama económico chino tras un dato de crecimiento más débil de lo previsto para mayo.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres ganó 0.2%, a 6,786 dólares por tonelada, después de que en cinco sesiones consecutivas a la baja llegó a tocar un mínimo a 6,772 dólares por tonelada el miércoles.

Sin embargo, el cobre probablemente bajará más, comentó la analista Caroline Bain, de Capital Economics. “Tenemos la visión a largo plazo de que China se desacelerará en la segunda mitad del año (...) existe una razón fundamental para precios del cobre más débiles”.

“Mucho depende de noticias que vengan de la disputa comercial entre China y Estados Unidos. Cualquier escalada en la tensión probablemente haga que los precios del cobre bajen”, agregó Bain.

El superávit en el mercado global de cobre refinado fue de 55,000 toneladas en marzo y de 87,000 toneladas en febrero, dijo el Grupo Internacional de Estudio del Cobre.

En tanto, datos chinos mostraron que la producción de cobre subió 15.5% año contra año en mayo.

Los metales (industriales y preciosos) estuvieron presionados por del dólar, que se ubica en su nivel más alto en casi un año, lo que ha hecho que las materias primas que cotizan en dólares sean más caras para compradores que usan otras divisas.