Nueva York - Los precios del petróleo subieron ligeramente este martes en Londres y Nueva York tras una fuerte caída del miércoles pasado, en un mercado sostenido por un buen indicador chino y a pesar de inquietudes persistentes sobre la zona euro.

El barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en setiembre subió 36 centavos a 88.50 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en setiembre operado en el Intercontinental Exchange (ICE), terminó en alza de 16 centavos en relación al cierre del lunes, a 103.42 dólares.

El precio del crudo se recuperó en parte, luego de perder el lunes 3.69 dólares en Nueva York, y 3.57 dólares en Londres, afectados por un movimiento de pánico por la situación en la zona euro y un fuerte encarecimiento del dólar ante el euro.

Según los analistas, la publicación de un indicador chino, más alentador que lo previsto, explica en parte esta leve suba.

"Los precios lograron algo de apoyo en el índice PMI chino" del banco HSBC, que muestra que la actividad industrial del país registró en julio su menor contracción en cinco meses, observaron expertos de Commerzbank.

El índice PMI de los directores de compras chinos alcanzó 49.5 en el mes en curso, contra 48.2 en junio. Un índice superior a 50 indica una expansión y menor a esa cifra una contracción.

Aunque la actividad industrial del gigante asiático no avanza, retrocede menos que en los meses anteriores, lo que constituye una señal alentadora "que muestra una reactivación de la actividad económica en el segundo país consumidor de crudo del planeta", estimó Commerzbank.

Pero para otros analistas, la tímida tendencia alcista del mercado es principalmente de origen técnico.

"Esto se parece mucho, en mi opinión, a un reposicionamiento en descubierto, porque no hubo tantos datos nuevos", estimó John Kilduff, analista de Again Capital. "Los precios evolucionaron en una banda estrecha, en torno a los 88.50 dólares el barril durante toda la jornada", recordó.

"Los mercados continúan mirando hacia Europa y concentrados en el agravamiento de la situación en ese continente", un mal augurio para la demanda de crudo, subrayó por su parte Matt Smith, de Summit Energy.

rob