Los futuros de soya cerraron con bajas el viernes en el mercado de Chicago por una toma de ganancias y lo que pareció una liquidación de contratos de más larga duración, luego de un repunte esta semana que llevó los precios a máximos de seis meses.

En cambio, los futuros de maíz subieron gracias a una demanda robusta por parte de exportadores y productores de etanol que impulsaron al contrato referencial a marzo hasta máximos de seis meses.

Los futuros de trigo también subieron en Chicago por compras mayormente de raíz técnica y por un retroceso del dólar.

El contrato de soya para marzo bajó 2.75 centavos o 0.23%, a 10.6750 dólares por bushel. En la semana, el contrato avanzó 21.25 centavos o 2%, en medio de preocupaciones por el impacto de las inundaciones en Argentina en la cosecha local de la oleaginosa.

La caída del viernes fue limitada por ventas semanales para exportación, mejores a las esperadas. El Departamento de Agricultura estadounidense reportó que esas ventas totalizaron 979,600 toneladas de la vieja cosecha en la semana al 12 de enero, muy por encima de las estimaciones previas.

El contrato de maíz para marzo cerró con una subida de 3.5 centavos o 1.02%, a 3.6975 dólares por bushel, después de tocar máximos desde mediados de julio a 3.70 dólares. En la semana, el contrato ganó 11.25 centavos o 3.1 por ciento.

El Departamento de Agricultura de EU informó que las ventas para exportación totalizaron un 1.367 millones de toneladas la semana pasada, por arriba del rango estimado de 900,000 – 1.2 millones de toneladas. El trigo para marzo en Chicago subió 4.75 centavos o 1.12%, a 4.2825 dólares por bushel. El ascenso fue suficiente para reducir el declive de dos sesiones y le permitió terminar la semana con un avance de 0.5 por ciento.

México fortalece su autosuficiencia en producción de maíz blanco

La Secretaría de Agricultura (Sagarpa) prevé alcanzar una producción de 23.3 millones de toneladas de maíz blanco para el presente año, lo que representaría un aumento de 4.7%, con lo que se fortalecería la autosuficiencia en la producción de este grano para la alimentación de los mexicanos.

De acuerdo con un informe de la dependencia federal, el incremento esperado durante el año comercial octubre 2016-septiembre 2017 representaría un volumen adicional de cerca de un millón de toneladas con respecto al periodo anterior.

Se estima una oferta total de 25.6 millones de toneladas de maíz blanco, de las cuales, 23.3 millones corresponden a la producción, 1.5 millones de toneladas de inventario inicial y el resto por compras al exterior, detalla la Sagarpa en un comunicado.

En tanto, continúa, se considera una demanda total de 23.3 millones de toneladas, la cual está prácticamente cubierta por la producción nacional, misma que se encuentra integrada por un consumo humano de 12.5 millones de toneladas, autoconsumo 4.4 millones y consumo pecuario por 4.4 millones de toneladas, entre otros rubros.

Además, como parte de la demanda, se estiman exportaciones por 682,000 toneladas, semilla para siembra 177,000 toneladas, con un inventario final de 2.3 millones de toneladas.

La Sagarpa expone que durante el anterior año comercial, es decir, de octubre del 2015 a septiembre del 2016, la producción total de maíz blanco alcanzó las 22.2 millones de toneladas, 80,000 toneladas más a las obtenidas en el ciclo anterior. (Con información de Notimex)