El precio del trigo cotizado en la Bolsa de Chicago se recuperó el miércoles después de una fuerte caída, mientras que el del maíz y la soya subieron moderadamente en un mercado a la espera de nuevas estadísticas sobre superficies de cultivo en Estados Unidos.

“Los inversores están claramente ajustando sus posiciones y mantienen una actitud expectante antes de la publicación del informe WASDE” del Departamento de Agricultura estadounidense el próximo lunes, comenta Jason Britt, de Central States Commodities.

El departamento revisará la oferta y la demanda de productos agrícolas en todo el mundo, pero también proporcionará datos actualizados sobre el área dedicada a cada cultivo este año.

Según observadores del mercado, las estadísticas previas no reflejan el daño causado por las lluvias de la primavera boreal, especialmente con respecto al maíz.

Al mismo tiempo, “no ha habido cambios en las previsiones meteorológicas que sean lo suficientemente bruscos como para aumentar los precios de los productos agrícolas”, dice Britt.

La ausencia de avances significativos en el frente de la guerra comercial también alentó a los inversores a permanecer expectantes.

El Departamento de Agricultura informó el miércoles de un pedido de 165,000 toneladas de soya estadounidense, pero se desconoce el origen de los compradores.

El bushel de maíz, cerca de 25 kg, para entrega en diciembre, el más comercializado, terminó el miércoles a 4.1400 dólares contra 4.1250 dólares el martes, esto fue un alza de 0.36 por ciento.

El bushel de trigo para septiembre, el más activo, terminó en 4.8825 dólares contra 4,8400 en el cierre anterior, un aumento de 0.88 por ciento.  El de soya para noviembre, el más negociado, se situó en 8.6675 dólares contra 8.6575 dólares el martes, representando un aumento de 0.12 por ciento.