El beneficio que anunció la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la semana pasada para darle más tiempo a las empresas para que presenten su información financiera y corporativa al mercado de valores es positiva, pero también crea incertidumbre entre los inversionistas, coincidieron especialistas en temas bursátiles.

“De entrada es una buena medida, porque les da facilidad a las emisoras de afrontar esta crisis sanitaria, por lo menos en el corto plazo, en donde muchas de sus operaciones se han tenido que hacer vía remota. Aunque podría generar incertidumbre al público inversionista al no tener la información de manera oportuna, aunque se entiende por la coyuntura”, comentó Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil en Casa de Bolsa Monex.

El pasado 8 de abril, la CNBV anunció que amplió el plazo de manera temporal para que las empresas, que cotizan en Bolsa, presenten su información, que incluye el reporte financiero trimestral y anual, como una medida para ayudarlas a enfrentar la actual crisis del Covid-19 por la emergencia sanitaria que ha causado un entorno de alta volatilidad e incertidumbre.

La resolución también contempla los informes presentados en las asambleas de accionistas, documentación suscrita por auditores externos e información sobre tenencia accionaria u otras noticias corporativas.

“Estas facilidades administrativas consisten principalmente en la ampliación de los plazos para que las emisoras divulguen al público inversionista información financiera, administrativa, operacional, económica y jurídica”, precisó la CNBV en el documento sin que ofreciera más detalles del tiempo que durará este beneficio.

Arma de dos filos

La disposición es positiva para las empresas, porque les ayudará a disminuir sus cargas administrativas, pero al mismo tiempo crea incertidumbre para las inversionistas al aplazar su toma de decisiones, comentaron los especialistas.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital México (BWC), consideró que llama la atención la medida de la CNBV porque algunas emisoras están informando la fecha en que presentarán sus reportes en los tiempos que indica el calendario actual de reportes trimestrales, por lo que consideró que es más un beneficio administrativo para quitarle carga laboral a los colaboradores de las empresas.

Por ello, descartó que para esta primera temporada de reportes financieros un gran número de empresas tomen este beneficio o anuncien retrasos en la presentación de sus informes.

“Creo que veríamos algo de retraso con los reportes anuales que empiezan a preparar las empresas para presentarlas entre abril y mayo. Al final del día es una buena medida para que las emisoras se enfoquen más en protegerse de la coyuntura actual que en los reportes”, dijo Jacobo Rodríguez.

Las empresas tienen para reportar su situación financiera del primer trimestre de este año hasta 20 días hábiles después del cierre trimestral. En esta primera entrega tienen como último plazo hasta finales de abril para reportar. González Tabares recordó que cuando una empresa incumple con la entrega puntual de informes a la CNBV o al mercado se generan multas e incluso hasta suspensiones, por lo que esta medida es una forma de dar tranquilidad a las emisoras. También consideró que hay empresas que están listas para reportar sin recurrir a este beneficio. “Vengo hablando con algunas empresas que han manifestado que reportaran en tiempo y forma, generalmente son las más grandes como Banorte y Walmart de México y Centroamérica”, externó el directivo en Monex.

Rodríguez adelantó que para este primer trimestre los resultados de las empresas reflejarían parcialmente el impacto por los efectos del coronavirus.

[email protected]