Ahora no sólo Grecia preocupa, también Portugal. Mientras que al gobierno heleno podría tomarle más tiempo llegar a un acuerdo con sus acreedores, se teme que el luso se vea en la necesidad de renegociar con sus acreedores privados e incluso recurrir a un segundo rescate, ante la imposibilidad para recortar su abultado déficit fiscal y con una recesión a la vuelta de la esquina.

Los mercados accionarios internacionales muestran nuevamente debilidad ante la falta de acuerdo entre el gobierno de Grecia y los bancos acreedores , a lo que se suma la cautela en torno de los efectos recesivos que pudieran traen consigo las medidas de consolidación fiscal en la región, según Santander.

La ola de ventas de deuda lusa empujaron la tasa del bono a 10 años a máximos desde su ingreso a la zona euro, sobre 17.10%, que implica un descuento del orden de 60%, mientras que los vencimientos a cinco años pagan una tasa por encima de 23%, alzas de entre 200 y 300 puntos base en la curva de rendimientos. Así, la prima de riesgo se amplió a 1,560 puntos base nivel récord y su principal índice bursátil, el PSI 20, se hundió 2.22 por ciento.

Grecia está contaminando a Portugal , dijo Salvador Orozco, estratega de renta fija de Santander.

Aún no hay nada concreto, no hay noticias sobre las negociaciones en Grecia ni nada sobre Portugal, el mercado está especulando con una quita lusa y eso es lo que está golpeando a los mercados , agregó. Hasta ahora la única certeza es la quiebra de Grecia, aunque resta saber si será ordenada o caótica, coincidió Jaime Ascencio, analista de economía y mercados de Actinver.

TASA TOBIN GOLPEA ACCIONES BANCARIAS

La reacción de las bolsas a la falta de acuerdo fue negativa, pero se agudizó con otra noticia que sentó mucho peor: el anuncio de que Francia aplicará una especie de Tasa Tobin a las transacciones financieras a partir de agosto.

La indignación se tradujo en fuertes ventas de los valores financieros galos, que superaron 7% en los títulos de BNP Paribas y más de 6% en los de Société Générale. Ese fuerte castigo a sus valores financieros llevó a la Bolsa francesa a perder 1.60 por ciento.

Los inversionistas tienen presente la caída de 95% del volumen de mercado que se produjo en Suecia cuando decidió aplicar una tasa a las transacciones financieras.

En tanto, la divisa comunitaria cayó 0.03% a 1.3140 dólares desde niveles superiores a 1.32 del viernes.

En Wall Street el S&P cayó 0.25%, seguido por el Nasdaq con 0.16% y el Dow Jones con 0.05%, el sector financiero fue uno de los mayores afectados con pérdidas de 1 por ciento.

En tanto, en México el IPC logró librar el descenso de sus pares y ganó 0.15% a 37,241.61 puntos gracias a Walmart y Cemex que ganaron 1.17 y 0.46%, cada una. El peso se depreció 0.18% a 12.9890 unidades por dólar, frenando con ello el rally de las últimas diez sesiones. La velocidad a la que se mueve la paridad es elevada y si no hay acuerdos en Europa es posible un rebote a 13.20 pesos por dólar, según advirtió Actinver Casa de Bolsa.

INVERSIONISTAS PRESIONAN

En la primavera pasada, Portugal recibió 78,000 millones de euros del FMI y estaba previsto que volviera a financiarse en los mercados en el 2013. La meta es una emisión de deuda a largo plazo de unos 9,000 millones de euros, hasta ahora sólo emite letras a tres y seis meses. Pero a los precios actuales de mercado, ese objetivo es imposible.

Los problemas se agravaron cuando Standard and Poor’s degradó el bono luso a la categoría de bono basura. Esto genera un círculo vicioso del que es muy difícil salir , afirma Alberto Matellán, analista de Renta Fija de Inverseguros. La rebaja del rating redujo la base de inversionistas (muchos fondos no pueden invertir en bonos que no tengan grado de inversión) y eso eleva automáticamente las tasas. Al elevarse, muchos inversionistas empiezan a temer que Portugal no podrá cumplir con los objetivos pactados con el FMI y que será necesario un segundo rescate, lo que además se identifica con la posibilidad de pérdidas en el sector privado, como en Grecia. Esto hace que suban más las tasas , explica Matellán. (Con información de CincoDías)