Un banquero en Londres, Jonathan Burrows, hizo fraude al tren suburbano de esa ciudad. En lugar de pagar 21.5 libras por viaje, pagaba 7.20.

Gracias a un arreglo extrajudicial con los ferrocarriles Southeastern, Burrows pagó 43,000 libras (67,000 dólares). La cantidad que le exigieron se basó en el precio de los boletos individuales en vez de periódicos. Esto significa que la multa le costó unas 20,000 libras más que si hubiese comprado los boletos por temporada.

Sin embargo, el empleado de BlackRock, la gestora de activos más grande del mundo, se quedó sin trabajo y la autoridad de conducta financiera del Reino Unido le prohibió trabajar en el sector por varios años.

El ex director de la corporación multinacional de inversiones BlackRock abordaba un tren en Stonegate, un suburbio a unos 100 kilómetros al sudeste de Londres, para su viaje diario y, al llegar a la estación Cannon Street de la capital, sólo pagaba 7.20 libras (11.70 dólares) por el viaje, en vez de las 21.50 libras que correspondía, dijeron las autoridades ferroviarias.

Cuando el ex director abordaba el tren en una estación sin barrera de peaje, llegaba a Londres y pasaba la barrera colocando un pase válido sólo para viajar dentro de Londres y le cobraban casi un tercio de lo que correspondía.

Michelle Ulyatt, una portavoz de Southeastern, dijo que la empresa supone que Burrows pudo haber hecho trampa durante cinco años.

Finalmente, fue sorprendido por inspectores en la estación Cannon Street en noviembre del año pasado.

[email protected]