Davos, Sui. La política monetaria por sí sola no puede restaurar el crecimiento ni crear empleos en la Unión Europea, pero puede ser eficiente en tanto que venga acompañada de medidas fiscales y reformas que faciliten un crecimiento económico sostenido, coincidieron empresarios e investigadores durante una sesión de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés).

Al participar en una de las sesiones del tercer día de trabajos del WEF, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, reconoció que la compra de activos que ejecutará la Unión Europea comenzó a generar resultados desde que era una expectativa del mercado.

Pero no parece suficiente cuando Europa tiene en puerta la deflación y el estancamiento, matizó el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Lawrence Summers.

A unas horas de haberse dado a conocer el anuncio del BCE para iniciar la compra mensual de 60,000 millones de euros, el jefe Ejecutivo de Bridgewater Associates, Ray Dalio, enfatizó en la misma sesión que la fortaleza de esta medida monetaria tendrá que ser apuntalada por reformas estructurales sólidas, ajustes cambiarios y lo que sea necesario.

Al participar en la misma sesión de la reunión comentó que este movimiento del Banco Central Europeo (BCE) será favorable para la creación de mayores expectativas de inflación.

El panel donde hablaron sobre el impacto del QE europeo llevó por título El fin del experimento del Quantitative Easing y participaron Gary D. Cohn, presidente y jefe de la Oficina Operativa de Goldman Sachs en EStados Unidos; la presidenta del Banco Santander de España, Ana Botín, y Lawrence Summers, profesor de la Universidad de Harvard.

Moneda débil

En otra sesión, Ray Dalio dijo que una moneda más débil en Europa puede ser parte de la solución de los problemas. Un plan contundente de compra de activos acompañado de reformas estructurales, en un contexto de ajuste en su moneda, es lo que se necesita , comentó.

El FMI recientemente divulgó su actualización de expectativas de crecimiento para 20 economías representativas del globo, donde estimó para la Unión Europea un crecimiento de 1.2% para este año, que es casi el doble del que registró el año pasado.

Detalló Dalio que el hecho de que las tasas de interés se encuentren en niveles tan bajos podría ser un límite para la recuperación de las economías que integran el mercado común.

Rusia no cayó por sanciones

En las sesiones de la mañana del cuarto día de trabajos de la reunión del WEF, el tema dominante fue la Unión Europea y la política monetaria expansiva del BCE.

En la mesa dedicada a los retos de Europa, Crecimiento y estabilidad , el primer ministro de Finlandia, Alexander Stubble, afirmó que el deterioro de la situación económica en Rusia tiene más que ver con su lenta capacidad para modernizarse.

La economía rusa no cayó por la aplicación de sanciones internacionales, sino porque no fue capaz de modernizarse después de la Guerra Fría , sentenció.

[email protected]