El plomo cerró el viernes en baja, pero sumó su tercera semana seguida de ganancias, debido a que los recortes de producción ajustaron el suministro del metal usado en baterías y llevaron las existencias en almacenes de la Bolsa de Metales de Londres (LME) a su nivel más bajo en 10 años.

El plomo referencial en la LME cedió 2.3%, a 2,065 dólares la tonelada, en línea con los declives del complejo metalero industrial generados por débiles datos económicos que minaron el panorama de la demanda. Pese a todo, los precios avanzaron cerca de 1% la semana pasada y han subido más de 15% desde el mínimo de tres años tocado en mayo.

Una combinación de cierres de fundiciones y medidas contra la contaminación de la industria en China han hecho que el suministro esté por debajo de las expectativas, respaldando los precios, dijo Kash Kamal analista de BMO.

Sin embargo, precisó que la débil demanda proyectada a largo plazo indica que los precios deberían seguir en torno a los 2,000 dólares. En tanto, el cobre en la LME bajó 0.7%, a 5,963 dólares la tonelada.

En otros metales básicos, el aluminio cedió 1.3%, a 1,802 dólares; el zinc perdió 0.1%, a 2 ,438 dólares; y el níquel subió 0.2%, a 14,100 dólares.

Oro gana

El oro cerró al alza el viernes tras caer a un mínimo de más de una semana en la rueda previa, debido a que los débiles datos de inflación en Estados Unidos opacaron el reporte de crecimiento en el segundo trimestre.

El oro al contado subió 0.3% a 1,418.58 dólares la onza, pero cerró la semana en baja por primera vez en tres semanas. En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos ganaron 0.3%, a 1,419.30 dólares la onza.

El Producto Interno Bruto creció a una tasa anualizada de 2.1% en el segundo trimestre, informó el gobierno.