Donald Trump, presidente de Estados Unidos, busca echar a andar un plan de infraestructura de 1.5 billones de dólares. Una parte sería a través de la emisión de bonos verdes.

Parte del plan de infraestructura de Trump, estaría enfocado a energía y movilidad, elegibles para la colocación de bonos verdes.

“La infraestructura es algo que necesitas, en especial proyectos en materia de agua, electricidad y vías de tren. Las vías de tren, desde un punto de vista climático, tienen un impacto positivo porque quita tráfico de las calles (...) Además, con la infraestructura acelerarás el crecimiento económico a futuro”, explicó Jens Peers,  de Mirova, filial de Natixis IM.

“Un bono verde es cualquier tipo de bono cuyos fondos se destinan exclusivamente a financiar o refinanciar, en parte o en su totalidad, proyectos verdes elegibles, ya sean nuevos o existentes”, detalló BBVA en un análisis.

Este año, Climate Bonds Initiative estima colocaciones por 250,000 millones de dólares en bonos verdes en el mundo, 63% más que lo hecho en el 2017.

No es de sorprenderse el crecimiento de las colocaciones verdes. Texas es un estado que históricamente se asocia a combustibles fósiles.

“El estado es el mayor inversionista de energía eólica en Estados Unidos (...) Si de alguna forma la administración de Trump quiere financiar vías de tren, infraestructura potable y energía (...) sería ideal para un bono verde”, dijo Peers.

[email protected]