El sector energético comenzó este año con el pie derecho, pues las principales compañías petroleras internacionales listadas en Bolsa ganan más de 5% a 10 días de comenzar el 2021, de acuerdo con datos de Refinitiv.

La compañía de origen británico BP avanza este año 17.23%, mientras que Royal Dutch Shell gana 12.29%, Exxon Mobil Corp 10.29%, Petrobras 9.81%, la latinoamericana Vista Oil & Gas gana 7.94%, Chevron 7.85%, Total SE avanza 6.19%, Repsol muestra un rendimiento de 5.77% y Eni gana 5.64 por ciento. La excepción es Saudi Aramco que tiene una ligera baja de 0.29% en lo que va del año.

En términos de capitalización bursátil, el valor conjunto de estas diez emisoras petroleras aumentó en 67,129 millones de dólares, de 2.650 billones de dólares al cierre del año pasado, a 2.718 billones este viernes, conforme a cifras de Refinitiv.

Este impulso ha sido en parte por la mejoría que muestra el precio del petróleo en el mismo periodo, el WTI gana 2.96% a 52.24 dólares, su mejor nivel desde el 21 de febrero, antes de la pandemia causada por el Covid-19. El Brent avanza 2.77% y la mezcla mexicana 2.57% por ciento.

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base, el alza en el precio del energético es consecuencia de la mejor expectativa económica causada por el proceso de vacunación contra el SARS-COV-2, que ha causado un debilitamiento del dólar estadounidense, lo que apoya la demanda por materias primas, “se debe recordar que el debilitamiento del dólar hace a los commodities más accesibles para inversionistas que tienen otras divisas”, acotó.

Fitch Ratings considera que el mercado global de petróleo y gas estará en camino de recuperarse en 2021, aunque advierte que las mejoras serán moderadas y sin certeza.

“Es poco probable que la demanda de petróleo se recupere por completo para fines de 2021 a menos que haya un rápido progreso con las vacunaciones masivas contra el coronavirus. Sin embargo, la OPEP + supervisará la situación y gestionará el suministro para evitar grandes desequilibrios del mercado, lo que debería reducir la volatilidad del precio del petróleo en 2021”, detalla la agencia en un análisis.

De acuerdo con Banco Base, se espera que este año el WTI cotice en un rango de entre 40 a 53 dólares, mientras que para el Brent prevén que esté entre los 45 y 58 dólares por barril.

“Trayectorias de crecimiento divergentes entre Asia, EU y Europa, y en diferentes industrias, extenderá una recuperación desigual de la demanda, manteniendo volátiles los precios del petróleo y el gas y sensible a los cambios en la oferta. Una recuperación continua de la demanda mundial de petróleo depende en parte de la gestión eficaz de una pandemia en todo el mundo”, detalla el estudio.

Serán cautelas

Por otra parte, Fitch refiere que la mayoría de las empresas del sector de petróleo y gas han revisado significativamente a la baja sus presupuestos de gastos de capital (Capex) para 2020 y no los aumentarán significativamente en 2021, “el enfoque en la reducción de costos continuará y los dividendos no serán una prioridad para la mayoría de las empresas”, indica.

En el caso de Saudi Aramco, Moody’s considera probable que continúe con sus altos pagos de dividendos en 2021, lo que exigirá que Aramco tome prestado y gaste parte de su efectivo sustancial para financiar el flujo de efectivo libre negativo si los precios del petróleo se mantienen bajos durante el año.

La calificadora también advierte que la tensión económica de la pandemia obligará a las compañías petroleras integradas a continuar sus esfuerzos para limitar las inversiones de capital y preservar el flujo de caja en 2021.

“Muchas de estas empresas ya priorizan el fortalecimiento de sus balances, lo que les exige que regresen a la generación positiva de flujo de caja libre. ExxonMobil se ha comprometido a evitar deuda adicional en 2021, mientras que Royal Dutch Shell y BP han introducido objetivos de deuda neta máxima, lo que implica esfuerzos para reducir la deuda neta reportada”, detalla la agencia.

claudia.tejeda@eleconomista.mx