Las principales compañías productoras de petróleo de esquisto en Estados Unidos redujeron sus presupuestos para el 2016 por segunda vez a menos de dos meses de iniciado el año, mientras la incesante caída de los precios del crudo continúa mermando sus flujos de dinero.

Con el petróleo cotizando firmemente por debajo de 35 dólares por barril, los productores están aplazando los planes de invertir en nuevos pozos y proyectos.

La retórica de las compañías ha cambiado hacia preservar las hojas de balance y el efectivo, lo que significa que los presupuestos van a caer aun más , dijo Gabriele Sorbara, analista de Topeka Capital Markets.

De las 30 principales petroleras de Estados Unidos en términos de producción, 18 han dado a conocer sus planes de inversión para el 2016. En promedio han reducido sus presupuestos en 40%, por encima de las expectativas del mercado, según un análisis de Reuters.

Estas 30 compañías ya habían reducido en promedio sus planes de inversión para el 2016 en más de 70%, el año pasado.

Algunas como Hess Corporation y ConocoPhillips, que ya planeaban invertir menos este año que en el 2015, han reducido aun más sus objetivos para el gasto de capital. Otras harían lo mismo.

Aunque los bajos precios por los servicios petroleros y el creciente rendimiento han ayudado a las empresas a reducir el gasto, muchos expertos en la industria sostienen que no habría espacio para efectuar más recortes.

Y aunque la reducción en el gasto aún no ha impactado en la producción de esquisto, el bombeo empezaría a caer a fin de año.

La producción de petróleo en Estados Unidos caería a 8.5 millones de barriles por día en noviembre del 2016, desde 9.2 millones en diciembre del año previo, según la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés).

Fuerte caída

Por su parte, las acciones de Chesapeake Energy, el segundo productor de gas de Estados Unidos, cayeron el lunes 38% hasta 1.88 dólares por título, su cotización más baja desde 1999.

El desplome se produce tras conocerse que la compañía, con una deuda de 10,000 millones de dólares, había sondeado, según informa Reuters al bufete de abogados Kirkland & Ellis, especialistas en reestructuraciones e insolvencias. Las fuertes caídas en el precio del petróleo y el gas han golpeado la viabilidad de la empresa. (Con información de Reuters)

[email protected]