Los precios del petróleo subieron el lunes a su mayor nivel en más de una semana, después de que dos importantes centros de producción en Libia comenzaron a cerrar en medio de un bloqueo militar, lo que generó el riesgo de reducir fuertemente los suministros de crudo del país miembro de la OPEP.

Los futuros del crudo Brent subieron 51 centavos, o 0.8%, a 65.36 dólares por barril tras tocar los 66 dólares, su mayor nivel desde el 9 de enero.

El West Texas Intermediate ganó 27 centavos, o 0.5%, a 59.73 dólares por barril, su nivel más alto desde el 10 de enero.

Dos importantes campos petroleros en el suroeste de Libia comenzaron a cerrar el domingo, luego de que fuerzas leales a Khalifa Haftar cerraron un oleoducto, lo que podría reducir la producción nacional a una fracción de su nivel normal, informó la estatal National Oil Corporation (NOC).

La NOC declaró fuerza mayor en las cargas de crudo de los campos Sharara y El Feel, según un documento enviado a comerciantes visto por Reuters el lunes. Esto podría frenar completamente la producción petrolera de Libia.

Sin embargo, el alza inicial de los precios perdió fuerza después de que algunos analistas y operadores dijeron que las interrupciones a los suministros de Libia podrían ser compensadas por otros productores, limitando el impacto en los mercados globales.

“El mercado del petróleo sigue bien abastecido, con abundantes inventarios y un colchón de capacidad ociosa. En otras palabras, el impacto alcista en los precios podría resultar fugaz”, mencionó Stephen Brennock de la correduría PVM.