Londres - El petróleo superaba los 112 dólares por barril este miércoles, impulsado por positivos datos económicos en China y las tensiones entre Irán y Occidente, aunque un alza mayor a la esperada en las existencias de crudo de Estados Unidos limitaba las ganancias.

El crudo Brent subía 1.31 dólares, a 112.29 dólares a las 1626 GMT, por debajo de máximos intradía de 112.82 dólares.

El petróleo estadounidense ganaba 13 centavos, a 98.61 dólares.

Los inventarios de crudo subieron 4.18 millones de barriles, a 338.94 millones, mostró el miércoles un reporte de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Los datos de la EIA contrastaron con el reporte del Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en ingles) que informó el martes que las existencias de crudo crecieron 2.1 millones de barriles en la semana que terminó el 27 de enero.

"En general, los inventarios han vuelto a aumentar, lo que debería ser bajista", dijo Kyle Cooper, de IAF Advisors en Houston.

Más temprano, el mercado fue impulsado por datos positivos sobre la economía china.

El índice oficial de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) de China mostró que el sector fabril de China se expandió ligeramente en enero, confundiendo las expectativas de una contracción y apoyando la esperanza de que la segunda mayor economía mundial evitará un aterrizaje brusco.

Las preocupaciones en torno a los suministros de petróleo iraní también están impulsando los precios. La Unión Europea aumentó las presiones sobre Irán por su programa nuclear al prohibir las importaciones de crudo iraní a partir del 1 de julio.

Teherán ha referido también que podrían reducir los suministros a algunos países aún no especificados.

Legisladores estadounidenses están considerando sumar medidas a un nuevo paquete de sanciones que afectaría a las compañías navieras y petroleras de Irán y restringiría su capacidad de servicios electrónicos bancarios.

En tanto, las temperaturas por debajo del promedio en Europa han presionado a productos petroleros como el combustible para calefacción, lo que se traduce en precios del crudo más altos.

Aún así, las preocupaciones sobre la crisis de deuda de la zona euro siguen afectando la confianza de inversores.

La actividad manufacturera de la zona euro disminuyó por sexto mes consecutivo en enero, pese a un ligero repunte en Alemania que no pudo compensar la prolongada contracción en las economías más pequeñas del bloque, según un sondeo divulgado este miércoles.

ros