Los precios del petróleo subieron más de 2% el miércoles y alcanzaron sus máximos en alrededor de un mes, impulsados por datos del gobierno estadounidense, que mostraron una caída mayor a la esperada en los inventarios de crudo y una sorpresiva baja en productos refinados.

Los futuros del crudo referencial Brent avanzaron 1.44 dólares, o 2.21%, a 66.49 dólares el barril. Mientras, los futuros del West Texas Intermediate en Estados Unidos ganaron 1.55 dólares, o 2.68%, a 59.38 dólares por barril.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación ganó 2.57%, o 1.53 dólares, a 61.16 dólares el barril. En tanto, la gasolina estadounidense ganó 4.96%, a 1.9709 dólares el galón.

Los inventarios de crudo cayeron 12.8 millones de barriles en la semana al 21 de junio, informó el miércoles la Administración de Información de Energía, superando por lejos las expectativas de analistas, que estimaban un descenso de 2.5 millones de barriles.

“Finalmente estamos viendo el impacto de los recortes en la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y comenzando a ver las reducciones venezolanas”, dijo Phil Flynn, analista de Price Futures Group, en Chicago.

La caída en productos refinados se produce al mismo tiempo que se conoce que la mayor refinería de la Costa Este de Estados Unidos permanecerá cerrada tras un enorme incendio de la semana pasada.

El declive de los inventarios petroleros y la suspensión de actividades en la refinería se sumaron a la incertidumbre sobre los suministros, generada por la retórica bélica entre Washington y Teherán.

En la búsqueda de dirección a largo plazo, el mercado seguirá de cerca la Cumbre del G20 esta semana, seguida de una reunión de la OPEP y aliados el 1 y 2 de julio.