LONDRES - Los futuros del petróleo subían este lunes ante la creciente tensión entre Arabia Saudita e Irán, luego de que Teherán advirtió a sus vecinos del Golfo Pérsico que no incrementen el bombeo en caso de un embargo a sus exportaciones de crudo.

El mayor exportador mundial de petróleo, Arabia Saudita, dijo el lunes que podría elevar rápidamente su producción a unos 2 millones de barriles por día.

Los futuros del crudo Brent operaban con un alza de 80 centavos a 111.22 dólares por barril a las 1538 GMT, tras alcanzar un máximo intradía de 111.67 dólares.

Los futuros del crudo estadounidense subían 65 centavos a 99.35 dólares por barril, tras haber alcanzado los 99.80 dólares más temprano.

La última amenaza de Irán se produce cuando los líderes de los principales compradores asiáticos -China, Japón y Corea del Sur- buscan proveedores alternativos de Oriente Medio, mientras que Estados Unidos presiona a las naciones para que dejen de importar el crudo de la República Islámica.

"Irán sigue siendo el tema principal en el mercado, con las nuevas advertencias contra otros productores árabes", dijo Andy Sommer, analista de petróleo de EGL en Suiza.

Arabia Saudita puso en duda el lunes que Irán pueda bloquear la principal ruta comercial del petróleo del Golfo y dejó en claro que está lista para aumentar el nivel de bombeo, después de nuevas sanciones que amenazaron con interrumpir las ventas de crudo iraní.

Irán advirtió el domingo a sus vecinos del Golfo Pérsico que sufrirán consecuencias si aumentan su producción de petróleo para compensar la falta de crudo iraní debido a una posible prohibición internacional.

Pero las alzas eran limitadas por las preocupaciones sobre la demanda después de que el viernes, Standard & Poor's recortó las calificaciones soberanas de la deuda de nueve de los 17 países de la zona euro.

ros