Los precios del petróleo continuaron cayendo en Londres y Nueva York, donde terminaron brevemente bajo los 70 dólares, en un mercado que continúa temiendo las consecuencias de la crisis que afecta a la zona euro sobre la recuperación económica y el consumo de energía.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en junio terminó en 70.06 dólares, en descenso de 1.55 dólares en relación al viernes.

En sesión, el WTI cayó a 69.27 dólares, su nivel más bajo desde el 5 de octubre del 2009, perdiendo cerca de 15 dólares en las dos últimas semanas.

En el InterContinentalExchange, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio, nuevo contrato de referencia, perdió 2.83 dólares a 75.10 dólares.

Este descenso sin fin "refleja lo que pasa en Europa, la crisis de la deuda sigue allí", consideró Andy Lipow, de Lipow Oil Associates. "El mercado se interroga sobre la capacidad de lo gobiernos para reducir sus déficits: prestarse unos a otros no resuelve el problema".

Las drásticas medidas ya anunciadas por algunos gobiernos europeos -Grecia, España y Portugal-- para reducir su deuda pública podrían afectar el consumo de los hogares, al cual es muy sensible el consumo de combustibles, recordó Lipow.

"El mercado ya estaba en una espiral descendente y el índice Empire State", que mide la actividad industrial en la región de Nueva York, "aumentó la presión" a la baja, observó Jason Schenker, de Prestige Economics. Este indicador cayó más que lo previsto en mayo, volviendo a su nivel más bajo desde enero.

"Pienso que se necesitarán muy buenos indicadores económicos, garantías muy sólidas sobre la crisis griega, cambios fundamentales en el nivel de los stocks (en EU) para que el mercado se recupere de manera significativa", advirtió Schenker.

"Existen riesgos de nuevas bajas de precios, al menos en lo inmediato", pronosicó.

RDS