Los precios del petróleo descendieron netamente el miércoles en Nueva York, al apaciguarse los temores sobre una fuerte perturbación en el mercado de la energía a causa de la crisis en Ucrania y el continuo aumento de las reservas de crudo en Estados Unidos.

El barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en abril cedió 1.88 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex), cerrando a 101.45 dólares.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para la misma entrega terminó a 107.76 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), en baja de 1.54 dólares en relación al martes.

Aunque la tensión se mantiene entre Rusia, Ucrania y los países occidentales, "los operadores no esperan -al menos a corto plazo- un bloqueo de las exportaciones rusas de energía", indicó el analista independiente Andy Lipow.

En ese contexto los precios del crudo estadounidense se debilitaron principalmente por el anuncio de un alza -por séptima semana consecutiva- de las reservas en Estados Unidos, que aumentaron 1.4 millones de barriles, cuando los analistas interrogados por la agencia Dow Jones Newswires en su estimación mediana esperaban un alza de solamente 1 millón de barriles.

Las reservas de productos destilados (diesel y combustible para calefacción) subieron por su parte 1.4 mb, a 114.5 mb, sorprendiendo a los analistas, que esperaban un descenso de 1.1 mb.

El anuncio de un incremento menor que lo previsto en la creación de empleo en el sector privado estadounidense en febrero según la empresa de servicios informáticos a las empresas ADO y de una desaceleración de la actividad en los servicios en Estados Unidos en el mismo período, también afecto a los precios.

"Seguimos culpando al mal tiempo pero llegará el momento en que deberemos terminar con las excusas", estimó Phil Flynn de Price Futures Group. "En todo caso es una mala señal para las perspectivas de la demanda de energía", agregó.

La posibilidad de un retorno a la normalidad en Libia, donde la producción petrolera es limitada desde hace varios meses por un movimiento de protesta, también contribuyó a contener los precios.

Según analistas de Commerzbank, el gobierno habría alcanzado un acuerdo con representantes de los grupos que obstaculizan las operaciones en el yacimiento de al-Charara (sur del país). También habría avances en relación a las cuatro terminales petroleras cerradas en el este de Libia.

frm