Nueva York- El petróleo cayó este martes casi 2% tras comentarios de Arabia Saudita sobre la disponibilidad de su país para abastecer a los mercados con todo el crudo que fuera necesario para evitar un déficit de suministros.

El crudo Brent cerró con una baja de 1.59 dólares, o 1.26%, a 124.12 dólares por barril.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo para entrega en abril cerró con una baja de 2.48 dólares, o 2.29%, a 105.61 dólares por barril, con operaciones entre 105.35 y 107.91 dólares.

El ministro de Petróleo saudita, Ali al-Naimi, dijo que el reino estaba bombeando 9.9 millones de barriles por día, el mayor nivel en décadas, que había satisfecho todas las necesidades de sus clientes y que estaba dispuesto a incrementar la producción a 12.5 millones de bpd de inmediato, si fuera necesario.

El reino, que ha tratado de calmar a los mercados del petróleo preocupados sobre una posible pérdida de los suministros de Irán durante este año, ha aumentado los niveles de almacenamiento afuera del país a 10 millones de barriles para ayudar a formar una barrera para los mercados.

"Quiero asegurarles que no hay un déficit de oferta en el mercado", dijo Naimi a periodistas en una reunión de prensa en Doha, Qatar, agregando que la oferta ahora supera a la demanda mundial en más de 1 millón de bpd y que los precios actuales son "injustificables".

"Estamos listos y dispuestos a colocar más crudo en el mercado, pero se necesita un comprador", agregó.

Los precios del crudo han subido 15% este año, debido a que las sanciones de Estados Unidos y Europa -que buscan poner fin a las ambiciones nucleares de Irán- han llevado a Teherán a lanzar amenazas de que cerraría el Estrecho de Ormuz, una vía marítima clave para el transporte de petróleo.

Los precios del petróleo ya habían bajado luego de que el jeque Sabah al-Ahmad al-Sabah, quien gobierna en Kuwait, dijo que funcionarios iraníes le garantizaron a su país que Teherán no cerraría el estrecho, por el que pasa 35% del hidrocarburo transportado por mar.

El retorno de las exportaciones de Libia a los volúmenes previos a su guerra civil también aliviaban la presión sobre el mercado, al igual que una desaceleración de la demanda de China y el fortalecimiento del dólar.

ros