Los precios del crudo cerraron en alza el martes, debido a que el mercado pasó a enfocarse en una posible alza de la demanda de China y no en las tensiones comerciales entre el gigante asiático y Estados Unidos.

El crudo Brent subió 38 centavos, o 0.52%, a 73.44 dólares el barril, mientras que el petróleo ligero estadounidense (West Texas Intermediate) avanzó 63 centavos, o 0.93%, a 68.52 dólares el barril.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación ganó 1.26 dólares, o 1.95%, para venderse en 65.75 dólares el barril.

Los reportes de que China aumentará el gasto en infraestructura aliviaron los temores de que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y Pekín reduzcan su demanda petrolera, dijo Phil Flynn, analista de Price Futures Group.

“El gasto en infraestructura de China impulsó con fuerza la demanda en el pasado y creo que eso le dio algo de respaldo a los precios”, dijo.

De vuelta al mercado

Tras una caída de 8% desde el pico en varios años, los compradores han vuelto al mercado, sostuvo por su parte Gene McGillian, vicepresidente de investigación de mercado de Tradition Energy.

La confianza del mercado ha estado movida por preocupaciones geopolíticas: temores a interrupciones en el suministro por las confrontaciones en Oriente Medio o los efectos que podrían tener las disputas comerciales de Washington con sus principales socios comerciales en el crecimiento global.

Irán, el tercer mayor productor de crudo de la OPEP con un bombeo de 3.75 millones de barriles por día, está siendo sometido a una creciente presión por parte del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que pretende que todos los países pongan fin a sus importaciones de crudo iraní a partir de noviembre de este año.