La mezcla mexicana de exportación ganó este martes 2.82 dólares respecto al pasado jueves 8 de agosto, para situarse en 50.86 dólares por barril, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), luego de no dar a conocer las cotizaciones por dos días feriados en Singapur.

A decir de Banco Base, el crudo también cerró con ganancias, debido al anuncio de que Estados Unidos suspenderá los aranceles del 10% a “algunos bienes chinos”, hasta el próximo 15 de diciembre, lo que moderó la especulación de que disminuirá la demanda por el energético.

Si bien algunos de los aranceles entrarán en vigor el 1 de septiembre, la expectativa de que Estados Unidos adopte una postura comercial más suave en contra de China, disminuye las preocupaciones en torno al crecimiento económico global.

Además, la Agencia Internacional de Energía (AIE) mencionó en su reporte mensual que la demanda por petróleo es "frágil", ya que en el primer semestre del año ésta aumentó en tan sólo 0.6 millones de barriles diarios.

No obstante, el retraso en la aplicación de algunos aranceles a China no significa que la relación comercial entre Estados Unidos y el gigante asiático no pueda deteriorarse aún más, destacó Base.

Trump, abundó, ha utilizado las amenazas arancelarias como estrategia política, por lo que se espera que a medida que se acerquen las elecciones presidenciales en Estados Unidos, los comentarios y amenazas del presidente estadounidense aumentarían.

Los participantes del mercado se mantienen a la espera de las estadísticas del Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés), mismas que podrían afectar la cotización del crudo durante la sesión asiática y que servirán al mercado para especular sobre la información del reporte semanal de la Administración de Información Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

El mercado espera que los inventarios de crudo de Estados Unidos se hayan reducido en al menos 2.3 millones de barriles.

Los futuros del crudo referencial internacional Brent escalaron 2.73 dólares, o un 4.66%, a 61.30 dólares el barril. En tanto, los futuros del West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subieron 2.17 dólares, o un 3.95%, a 57.10 dólares el barril.