Los precios del petróleo subieron el lunes porque dos tormentas causaron el cierre de más de la mitad de la producción de las plataformas estadounidenses en el Golfo de México, la más peligrosa de ellas podría golpear la zona más adelante en la semana.

Los futuros del crudo referencial Brent ganaron 78 centavos, o 1.76%, a 45.13 dólares el barril; mientras que los futuros del West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos avanzaron 28 centavos, o 0.66%, a 42.62 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación por su parte, subió 1.25% o 50 centavos a 40.50 dólares el barril.

Las compañías de energía cerraron más de 1 millón de barriles por día de producción de crudo mar adentro frente a la costa estadounidense del Golfo de México, ante el paso del huracán Marco y de la tormenta tropical Laura. Trabajadores del sector fueron evacuados de más de 100 plataformas petroleras.

Marco llegó a la costa el lunes y se espera que Laura acelere hasta convertirse en un huracán y toque tierra a mediados de semana.

Los futuros de la gasolina de Estados Unidos subieron aproximadamente 7% porque las refinerías pararon sus plantas por precaución.

“Como suele ocurrir en el complejo energético, los desarrollos que son alcistas para los productos refinados pueden ser bajistas para los futuros del crudo, ya que la demanda de crudo de las refinerías se reduce”, dijo Jim Ritterbusch, de Ritterbusch and Associates.

Las tormentas también podrían reducir las exportaciones de Estados Unidos. Las ganancias del Brent superaron las del crudo WTI, ya que se esperaba que otros países aumenten sus exportaciones mientras las instalaciones del Golfo están cerradas.

Estables

Los precios del petróleo se están manteniendo estables cerca de 45 dólares el barril, pero los niveles a futuro y el mercado físico de energía están arrojando nuevas señales de debilidad, principalmente por una caída de la demanda de China luego del frenesí de compras del país de hace unos meses.

El diferencial entre los precios del crudo Brent a entrega más próxima y los valores a seis meses es el más amplio desde fines de mayo, en cerca de 2.50 dólares, una estructura del mercado conocida como contango.

La crisis del coronavirus redujo la demanda global de petróleo en casi un tercio en abril y mayo, cuando unas 4,000 millones de personas en el mundo fueron confinadas para evitar el avance de la pandemia de Covid-19.

El mercado comenzó a reequilibrarse a fines de mayo cuando las economías empezaron a reabrir y el bloque OPEP -junto a otras naciones líderes en producción de energía- aplicó fuertes recortes de los suministros.

China tomó ventaja de los precios bajos del crudo a niveles récord para reforzar sus existencias almacenadas, en momentos en que la mitad del mundo ingresaba a cuarentenas y Pekín empezaba a levantar algunas de sus restricciones al movimiento de personas.