Los precios del petróleo terminaron en leve alza este miércoles en Londres y Nueva York, al cierre de una nueva sesión volátil, sostenida por un avance de Wall Street, barómetro del optimismo de los mercados financieros.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en julio, terminó en 72.86 dólares, en alza de 28 centavos en relación al martes.

En el InterContinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte con igual vencimiento ganó 1.04 dólares a 73.75 dólares.

"El mercado se mantiene prudente, a la defensiva, inquieto ante temores que muestran que el crecimiento de la economía mundial se desacelera en China y en Europa", observó Tom Bentz, de BNP Paribas.

En leve baja en la apertura, los precios recuperaron rápidamente el terreno perdido, registrando luego una gran volatilidad. El mercado se benefició luego del apoyo de Wall Street, que evolucionaba claramente al alza en la segunda mitad de la sesión.

"El petróleo es la materia prima más ligada a la bolsa", recordó el analista independiente Ellis Eckland. "La Bolsa está en alza, eso significa un mayor interés de los inversores en los activos riesgosos (los más sensibles a la coyuntura, ndlr), en las materias primas, y una gran confianza en las perspectivas económicas".

Pero "se ve claramente que el dinero se retiró de las materias primas" actualmente, agregó, explicando porqué el petróleo subió levemente, aunque la bolsa evolucionaba en fuerte alza.

Según el analista, el mercado petrolero, centrado en "los temores macroeconómicos", "ignora lo que sucede en el Golfo de México: la marzo".

Las autoridades estadounidenses decidieron suspender por seis meses la exploración marítima, cuando la producción "off-shore" representa un tercio del total del país. Los analistas temen además que la catástrofe desemboque en una regulación más estricta, que haga más costosas las operaciones.

El presidente Barack Obama insistió el miércoles en la necesidad "de anular miles de millones de dólares en créditos impositivos a las compañías petroleras" para "priorizar las inversiones en la investigación y desarrollo de energías limpias".

RDS