Los precios del petróleo se replegaron en Nueva York, terminando bajo 77 dólares y poniendo fin a tres sesiones consecutivas en alza, luego de indicadores económicos decepcionantes en Estados Unidos, pero subieron en Londres, manteniéndose sobre los 78 dólares.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en julio, terminó en 76.79 dólares, en baja de 88 centavos en relación al cierre del miércoles.

En el IntercontinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto subió por el contrario 54 centavos a 78.68 dólares.

"El índice de la Fed de Filadelfia y las solicitudes de beneficios por desempleo reavivaron los temores sobre el vigor de la recuperación económica. Y cada vez que esto se cuestiona, se acentúa la presión sobre los precios del petróleo", explicó Adam Sieminski, del Deutsche Bank.

En efecto, los dos índices publicados en la mañana del jueves en Estados Unidos enfriaron a los inversores: la actividad industrial en la región de Filadelfia (noreste) se frenó netamente, cayendo de 13.4 puntos a 8 unidades, su nivel más bajo en casi un año y las solicitudes de beneficios por desempleo aumentaron sorpresivamente por segunda semana consecutiva.

El mercado está "dirigido por la actualidad de cada uno de los nuevos indicadores, ya sea en Estados Unidos, en Europa o en China, subrayó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates.

En tres sesiones, el barril había recuperado cerca de cuatro dólares, impulsado por datos económicos tranquilizadores, principalmente sobre la producción industrial en Estados Unidos el miércoles y el retroceso del dólar.

"Los inversores buscan una dirección", afirmó Andy Lipow.

Pero "no parece que haya una tendencia", concordó Adam Sieminski. "Y cuando no hay una tendencia, todo el mundo vuelve simplemente a la idea deque probablemente la banda de 70 a 80 dólares de la que hablan los saudíes continúa siendo la mejor y finalmente eso da purecios en torno a los 75 dólares", agregó el analista.

RDS