Los precios del petróleo volvieron a subir el martes por esperanzas de recuperación del tráfico de vehículos y de la demanda de combustible, mientras que algunos países de Europa y Asia, junto con varios estados estadounidenses, empezaban a levantar algunas restricciones impuestas por el coronavirus.

Los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) ganaron 4.17 dólares, o 20.45%, a 24.56 dólares por barril.

Por su parte, los futuros del referencial internacional Brent subieron 3.77 dólares, o 10.73%, a 30.97 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación subió 19.26% o 3.50 dólares, para cotizar en 21.67 dólares por barril.

Italia, España, Nigeria e India, junto con Ohio y otros estados de la Unión Americana, empezaron a permitir que algunas personas vuelvan al trabajo y reabrieron los lugares con construcciones, los parques y librerías.

“El mercado está comenzando a darse cuenta de que la destrucción de la demanda ha sido terrible, pero estamos reabriendo y la demanda mejorará”, dijo Phil Flynn, analista senior de Price Futures Group. “Pero la desaceleración de la producción apenas comienza”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elogió las medidas de los estados para reabrir sus economías.

El tráfico vehicular en gran parte de Estados Unidos, incluidos los lugares donde rigen aún las órdenes de confinamiento, también está aumentando, indicó RBC Capital Markets en una nota.

Recuperación

El banco suizo UBS dijo que el alivio de las restricciones ayudará a encontrar un equilibrio entre oferta y demanda en el mercado petrolero en el tercer trimestre y vaticinó, incluso, un déficit de suministro en el cuarto, proyectando una recuperación del Brent a finales de año hasta los 43 dólares el barril y hasta los 55 dólares a mediados del 2021.

Morgan Stanley afirmó que es probable que ya se haya tocado el nivel álgido de la sobreabundancia en los mercados globales y de la crisis de almacenamiento.

Asimismo, las exportaciones de petróleo de Arabia Saudita caerán en mayo a 6 millones de barriles por día (bpd), el nivel más bajo en casi una década, según fuentes de la industria y analistas.

El principal exportador mundial de petróleo reducirá la producción en 23% a 8.5 millones de bpd en mayo y junio, en virtud de un pacto con la alianza OPEP+ para reducir la oferta y apuntalar así los precios, que se han visto afectados por el desplome de la demanda, debido a los confinamientos relacionados con el coronavirus.

Se espera que las exportaciones saudíes de petróleo ronden en mayo en 6 millones de bpd, dijeron fuentes de la industria, y que los mercados de Asia se queden con alrededor de 4 millones de bpd. Las exportaciones a Estados Unidos serían de menos de 600,000 bpd, de acuerdo con una fuente.

La caída de la producción de petróleo significa una menor producción de gas asociado, un subproducto que se obtiene cuando se extrae crudo. El gas se utiliza como materia prima en la industria petroquímica y para la generación de energía.

En general, se esperaba que la demanda interna de petróleo y sus productos también fuera más débil.

Difícil mes para el sector

Abril, mes de claroscuros para petroleras en Bolsa

Las grandes empresas petroleras en el mundo presentaron comportamientos mixtos en Bolsa durante abril. Chevron, ExxonMobil y Petrobras, por ejemplo, lograron romper la tendencia a la baja en el precio de sus acciones en el mercado bursátil, mientras que firmas como BP y Total continúan cayendo.

El cuarto mes del año estuvo dominado por acontecimientos históricos que impactaron al mercado petrolero, como el recorte de 9.7 millones de barriles diarios de la OPEP+ y un valor negativo en los precios del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI).

“La problemática estructural sigue presente, el exceso de oferta continúa,  la demanda sigue siendo muy baja y va a seguir así mientras duren las medidas de confinamiento por el Covid-19, y para que se reactive la economía serán otros dos meses”, comentó en entrevista Amin Vera, analista bursátil de Black Wall Street Capital.

Al cierre del jueves 30 de abril, las principales petroleras internacionales han perdido 740,267 millones de dólares en valor de mercado en conjunto desde inicios de año.

Sin embargo, hasta el 23 de marzo las firmas en conjunto habían perdido 1 billón de dólares, por lo cual han empezado a recuperarse.

La pérdida en el valor de capitalización bursátil de las petroleras equivale aproximadamente a la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) de México, que de acuerdo con datos del Banco Mundial es de 1.2 billones de dólares.

Entre las empresas que han revertido la tendencia a la baja se encuentra Chevron, que acumulaba una caída de 40% hasta el 31 de marzo. Pero al terminar abril su pérdida ya es de 26%, es decir, durante el cuarto mes del 2020 la petrolera estadounidense ganó 20% en la Bolsa de Nueva York.

Otras petroleras han mostrado una ligera recuperación en abril, destacan ExxonMobil y Petrobras, con rendimientos de 15 y 10% respectivamente.

Por otro lado, BP (antes British Petroleum), Royal Dutch Shell y Repsol mantienen caídas de 15%, mientras que la petrolera Saudi Aramco cae 1%, tratando de estabilizar el precio de sus acciones.

Carlos Hernández, analista de Casa de Bolsa Masari, explicó que “en comparación con el promedio de petroleras, Chevron y Exxon tienen un nivel de apalancamiento bajo, lo que hace que en una situación de estrés económico queden menos presionadas ante una situación de menores ingresos”.

Las presiones continuarán para las empresas del sector petrolero, principalmente, en ingreso y flujo operativo hasta que comience la reactivación económica. (Ariel Méndez)