Los precios del petróleo subieron el jueves y el crudo estadounidense tocó un máximo de tres años y medio, impulsado por las preocupaciones de los inversores de una gran caída en las exportaciones de Irán debido a sanciones de Estados Unidos.

El petróleo West Texas Intermediate de Estados Unidos ganó 69 centavos, o casi 1%, a 73.45 dólares por barril. Previamente en la sesión, tocó 74.03 dólares, su nivel más alto desde el 26 de noviembre del 2014. En tanto, el crudo Brent subió 23 centavos a 77.85 dólares por barril.

Esta semana, Estados Unidos exigió que todos los países detengan sus importaciones de crudo iraní a partir de noviembre, una posición de línea dura que el gobierno del presidente Donald Trump espera que corte el financiamiento a Teherán.

El jueves, funcionarios dijeron que trabajarían con los países caso a caso. China, el mayor importador de petróleo iraní, no se ha comprometido a seguir la posición de Estados Unidos.

“Las sanciones buscan aislar un poco más a Irán y eso potencialmente retiraría más petróleo del escenario mundial”, dijo Mark Watkins, estratega de inversión en US Bank Wealth Management. “Si sacas el petróleo iraní del mercado, entonces disminuyes la oferta, eso va a impulsar al precio del crudo”, agregó.

La medida tiene lugar tras una decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) la semana pasada de aumentar la producción para tratar de moderar los precios del crudo, que han subido más de 40% en el último año.

Los precios del crudo han subido por buena parte del 2018 por el ajuste del mercado, debido a una demanda récord y a recortes voluntarios de suministro liderados por la OPEP y otros productores, incluida Rusia.

En Interrupciones no planeadas desde Canadá a Libia y Venezuela han profundizado esos recortes.

Los futuros del crudo en Estados Unidos ampliaron sus ganancias después de que datos mostraron que los inventarios de crudo comercial en Estados Unidos bajaron en casi 10 millones de barriles en la semana hasta el 22 de junio, a 416.64 millones de barriles, dijo el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por siglas en inglés).