Los precios del crudo tuvieron resultados dispersos el martes, afectados por las tensiones crecientes en Medio Oriente y la prudencia antes de la Cumbre del G20, donde se prevé un encuentro entre los mandatarios de China y Estados Unidos, y una cita de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El barril de Brent del Mar del Norte para entrega en agosto subió 19 centavos, o 0.3% en Londres, para cerrar en 65.05 dólares.

En Nueva York, el barril de crudo light sweet (WTI) con el mismo vencimiento perdió siete centavos, 0.1%, en 57.83 dólares.

Los precios aumentaron la semana pasada, luego de que un dron estadounidense fuera derribado por Irán.

Cualquier conflicto en el golfo Pérsico puede potencialmente empujar al alza los precios del oro negro, por el temor de los inversionistas a que la oferta mundial de crudo se vea perturbada.

Aunque anunció nuevas sanciones contra Irán, el presidente Donald Trump afirmó que la puerta estaba abierta para las negociaciones.

Por su lado, Irán acusó a EU de cerrar de manera permanente la vía de la diplomacia y de mentir sobre sus intenciones de negociar.

Pero el mercado también desconfía del conflicto comercial entre China y Estados Unidos, pocos días antes de que Trump y su par chino, Xi Jinping, se encuentren al margen de la Cumbre del G20 en Japón este fin de semana.

Además habrá otra reunión internacional crucial para el mercado negro, OPEP y sus socios, entre ellos Rusia, se encontrarán en Viena a inicios de julio para decidir si renuevan o no el acuerdo para limitar su producción el resto del año.

Por otra parte la mezcla mexicana de exportación ganó 0.07%, cuatro centavos, a 59.63 dólares el barril. En tanto, la gasolina estadounidense ganó 1.20%, a 1.8772 dólares el galón.