El petróleo cotizado en Nueva York bajó este jueves y acumula una pérdida de más de 20% desde octubre afectado por el aumento de la producción en varios países.

En Nueva York el barril de "light sweet crude" (WTI) para diciembre bajó por novena sesión consecutiva y cerró a 60,67 dólares, su menor precio desde marzo.

La pérdida de esta jornada fue de 1,6% y desde el 3 de octubre ha bajado 20,6%.

El barril de Brent del mar del Norte para enero cerró en Londres a 70.65 dólares tras perder 2% respecto al miércoles y 18.8% en relación a un mes atrás.

Al acercarse las sanciones petroleras impuestas por Estados Unidos a Irán el domingo, el oro negro había escalado a sus mayores valores desde 2014.

No obstante cuando Washington las puso en marcha su impacto fue menor pues estableció varias exenciones a la prohibición de comprar petróleo iraní.