Los precios del crudo cotizaban este viernes cerca de máximos de varios años, borrando algunas de las pérdidas iniciales en las operaciones asiáticas, entre preocupaciones sobre suministros y existencias ajustados que alimentaban el sentimiento alcista.

A las 10:17 GMT, los futuros del crudo Brent subían 46 centavos, o un 0.56%, hasta los 85.08 dólares el barril, tras tocar el jueves un máximo de tres años de 86.10 dólares. El referencial se encamina a su séptimo avance semanal seguido.

Los futuros del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) mejoraban 36 centavos, o un 0.45%, hasta los 82.92 dólares el barril, cerca del pico de siete años tocado esta semana.

Los precios se han visto impulsados por preocupaciones sobre una escasez de carbón y gas en China, India y Europa, obligando a algunos generadores eléctricos a pasar del gas al fueloil y el diésel.

El brusco aumento del crudo puede hacerle vulnerable a la toma de beneficios, aunque podría no haber una corrección sustancial a no ser que se alivie la crisis energética mundial", dijo Ravindra Rao, vicepresidente de materias primas de Kotak Securities.

"Los precios globales del gas y el carbón han bajado, pero la preocupación persiste por un mercado más ajustado y una mayor demanda con la temporada de invierno (boreal) a la vuelta de la esquina", agregó.