El petróleo caía el martes presionado por datos débiles en los principales consumidores mundiales de crudo, Estados Unidos y China, que dispararon las preocupaciones por una desaceleración del crecimiento global.

Sin embargo, una serie de problemas en el suministro daban algo de apoyo a los precios del crudo.

El referencial Brent bajaba 5 centavos, a 105.99 dólares el barril a las 1435 GMT, luego de dos sesiones de pérdidas.

Los futuros del crudo en Nueva York subían 81 centavos, a 97.24 dólares el barril tras registrar el lunes su mayor caída porcentual diaria en casi un mes ante un desplome en Wall Street.

Un breve problema en la producción del yacimiento Buzzard en el Mar del Norte y una caída en el suministro libio debido a un clima adverso daban piso al crudo Brent, que ha sido golpeado en las últimas jornadas por una liquidación en mercados emergentes y acciones.

Señales de una desaceleración en el crecimiento económico en Estados Unidos y China plantearon preocupaciones sobre la demanda de combustible, mientras que pronósticos de exceso en la oferta este año pesaban sobre los precios.

La actividad manufacturera de Estados Unidos se ralentizó en enero debido a la mayor baja de nuevos pedidos en 33 años, mientras que el gasto en construcción apenas subió en diciembre.

Al mismo tiempo, informes sobre la actividad fabril han planteado preocupaciones sobre el crecimiento en China.

El diferencial entre el Brent y el crudo en Estados Unidos oscilaba en torno a los 9 dólares el martes.

frm