Nueva York - El precio del petróleo terminó casi estable este jueves en Nueva York, sostenido por datos económicos de Estados Unidos que dieron seguridad a los inversionistas sobre un posible aumento de la demanda de crudo en ese país, el mayor consumidor mundial de petróleo.

El barril de WTI para entrega en setiembre aumentó 1 centavo respecto del miércoles y cerró en 93.36 dólares.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte en el Intercontinental Exchange (ICE) para igual entrega terminó en 113.22 dólares, en alza de 1.08 dólares con relación al cierre del miércoles, el nivel más alto de cierre desde el 7 de mayo.

"La caída de los pedidos semanales de subsidios por desempleo (en Estados Unidos) ayuda" a los precios del crudo a seguir en alza, destacó John Kilduff, analista de Again Capital.

Según cifras publicadas por el Departamento de Trabajo, los pedidos de ayudas por desempleo presentados entre el 29 de julio y el 4 de agosto alcanzaron 361,000, 1.6% menos que la semana anterior.

Las cotizaciones se vieron sostenidas "por la publicación el miércoles de las cifras del Departamento de Energía estadounidense (DoE)" que mostraron reservas de petróleo en baja de 3.7 millones de barriles en la semana que terminó el 3 de agosto, explicó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates.

Se trató de un descenso cuatro veces mayor a lo esperado por los analistas.

Para el analista Phil Flynn, de Prices Future Group, el mercado mantiene "la esperanza de que la Fed, el Banco Central Europeo, y China, se preparen para atenuar" las dificultades con nuevas medidas de estímulo.

"En general, temores de una perturbación de la oferta mundial de crudo empujan al mercado hacia arriba", destacó Andrey Kryuchenkov, analista de VTB Capital, en referencia a la perspectiva de tareas de mantenimiento en plataformas del Mar del Norte y a la violencia persistente en Siria, que aviva las tensiones en Medio Oriente.

Rob