Los precios del petróleo se estabilizaron bajo los 70 dólares en Nueva York, luego de caer a su menor nivel en casi ocho meses, en una sesión muy volátil animada por los altibajos del euro, pero bajó en Londres, cerrando a menos de 74 dólares.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en junio terminó en 69.87 dólares, en alza de 46 centavos en relación al martes. Antes había bajado hasta 67.90 dólares, su nivel más bajo desde fines de setiembre pasado, cerca de 18 dólares por debajo de su techo de principios del mes.

En el InterContinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio perdió 74 centavos a 73.69 dólares.

El mercado petrolero "estuvo influido en primer lugar por el mercado de cambios", observó Ellis Eckland, analista independiente.

En efecto, los precios comenzaron la jornada en rojo luego de la caída del euro a su piso de cuatro años, bajo 1.22 dólares. Pero la moneda europea se recuperó luego netamente y los precios del crudo oscilaron en torno al equilibrio el resto de la jornada.

La recuperación al cierre fue sin embargo limitada, en relación a la neta alza del euro, a cerca de 1.24 dólares.

"Es probablemente porque los operadores no creen en la recuperación de la divisa", estimó Ellis Eckland. "Hay gran escepticismo sobre si el euro realmente se recuperará", agregó.

Según el analista, los datos semanales del departamento de Energía sobre las reservas petroleras estadounidenses fueron "mixtas".

Por un lado, los stocks de crudo aumentaron menos que lo previsto la semana pasada (+200,000 barriles) y los de los productos destilados (diesel y combustible para calefacción) registraron un sorpresivo descenso (-1 millón de barriles), lo que debería sostener los precios.

Pero los stocks de gasolina disminuyeron menos que lo previsto (-300.000 barriles). Estas reservas son seguidas de cerca por los analistas al aproximarse el verano boreal, período de largos viajes en automóvil en Estados Unidos.

RDS