Los futuros del petróleo ganaron alrededor de 1% el lunes, ante señales de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados podrían acordar profundizar sus recortes a la producción en una reunión esta semana y porque la expansión de la actividad manufacturera en China sugirió una mayor demanda.

El crudo Brent para entrega en febrero subió 43 centavos, o 0.7%, a 60.92 dólares por barril. Los futuros del West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos, en tanto, ganaron 79 centavos, o 1.4%, a 55.96 dólares.

Luego que desde el pasado jueves la mezcla mexicana de exportación no había cotizado en el mercado, anunció una baja de 5.906% o 3.23 dólares a 50.98 dólares el barril.

El barril se alejó de sus máximos de sesión en línea con una caída de Wall Street después de datos que mostraron una contracción en la actividad fabril en Estados Unidos y luego de que el presidente Donald Trump anunciara inesperadamente que planea reimponer aranceles sobre el acero y el aluminio procedente de Brasil y Argentina.

La gasolina en Estados Unidos perdió 1.348%, a 1.5733 dólares el galón.

La OPEP y sus aliados, incluida Rusia, extenderían los recortes a su producción esta semana y podrían profundizarlos en al menos 400,000 barriles por día, comentaron dos fuentes.

“Hay una discusión sobre un recorte más profundo”, dijo una fuente de la OPEP, citando pronósticos de “una gran acumulación de existencias en el primer semestre del año, tenemos que estar atentos a eso”.

El llamado grupo OPEP+ ha coordinado su producción durante tres años para equilibrar el mercado y apuntalar los precios. Su actual acuerdo de reducción de los suministros en 1.2 millones de barriles por día, que comenzó en enero, expira en marzo del 2020.

Los ministros de la OPEP se reunirán el jueves en Viena y el grupo OPEP+ lo hará el viernes.

El crudo también subió por el inesperado crecimiento de la actividad manufacturera de China en noviembre, debido a que la demanda local repuntó gracias a las medidas de estímulo de Pekín.